Huracán Beryl pierde intensidad, pero deja 4 personas muertas en el Caribe

212
Huracán Beryl en Barbados
Un pescador observa los barcos de pesca dañados tras el paso del huracán Beryl por Bridgetown, en Barbados, el 1 de julio de 2024. (AP Foto/Ricardo Mazalán)

SAN JUAN (AP) — Beryl atravesaba el martes aguas abiertas convertido en un monstruoso huracán de categoría 5 con una trayectoria que lo llevará cerca de Jamaica y de las Islas Caimán luego de tocar tierra en el sureste del Caribe, donde causó al menos cuatro muertos.

Hay una alerta por huracán activa en Jamaica y un aviso para las islas de Gran Caimán, Pequeña Caimán y Caimán Brac. Se espera que Beryl comience a perder intensidad el martes, pero mantendrá una gran potencia cuando pase cerca de Jamaica el miércoles, de las Islas Caimán el jueves y de la península del Yucatán, en México, el viernes, según el Centro Nacional de Huracanes de Estados Unidos (NHC por sus iniciales en inglés).

El centro prevé que Beryl ocasionará vientos y marejadas ciclónicas potencialmente mortales en Jamaica, donde los funcionarios advirtieron a los residentes en áreas propensas a inundaciones que se prepararan para la evacuación.

“Animo a todos los jamaiquinos a que consideren el huracán como una amenaza grave”, dijo el primer ministro Andrew Holness en un discurso público el lunes por la noche. “Sin embargo, no es momento de entrar en pánico”.

Beryl es la tormenta de categoría 5 más temprana en la historia de la temporada de huracanes del Atlántico, alimentada por las aguas inusualmente cálidas del océano.

En la madrugada del martes, el meteoro estaba a unos 485 kilómetros (300 millas) al sureste de Isla Beata, en República Dominicana, tenía vientos máximos de 270 kilómetros por hora (165 millas por hora) y se movía en dirección oeste-noroeste a 35 km/h mph (22 mph).

“Beryl continúa siendo un imponente huracán de categoría 5”, dijo el NHC.

Se emitió una alerta por tormenta tropical para toda la costa sur de La Española, la isla que comparten Haití y República Dominicana.

Mientras el meteoro seguía su avance por el mar Caribe, en el sureste, los rescatistas trataban de determinar el alcance de los daños que causó tras tocar tierra en Carriacou, una isla de Granada, como un huracán de categoría 4.

Las autoridades reportaron tres decesos en Granada y otro en San Vicente y las Granadinas.

Una muerte en Granada ocurrió después de que un árbol cayó sobre una casa, dijo a The Associated Press Kerryne James, ministra de resiliencia climática, medio ambiente y energía renovable.

Dijo que las islas cercanas de Carriacou y Petit Martinique sufrieron los mayores daños, siendo el agua, los alimentos y la fórmula para bebés una prioridad.

Se espera que un equipo de emergencias viaje hasta Carriacou el martes por la mañana.

“La situación es desalentadora”, dijo el martes el primer ministro granadino, Dickon Mitchell, en una conferencia de prensa. “No hay electricidad y hay una destrucción casi completa de casas y edificios en la isla. Los caminos no son transitables y en muchos casos están cortados por la gran cantidad de escombros esparcidos por las calles”.

Añadió que “la posibilidad de que haya más muertes sigue siendo una triste realidad ya que el movimiento todavía está muy restringido”.

Por su parte, su homólogo en San Vicente y las Granadinas, Ralph Gonsalves, prometió reconstruir el archipiélago en un comunicado en la madrugada del martes, en el que apuntó que el 90% de las viviendas de la isla de la Unión estaban destruidas y que se esperan “niveles de devastación similares” en las de Myreau y Canouan.

El último gran huracán que azotó el sureste del Caribe fue Iván, hace 20 años, que causó docenas de muertos en Granada.

Beryl ha batido varios récords, incluyendo el de ser el huracán formado más al este en el Atlántico tropical en junio, de acuerdo con Philip Klotzbach, un investigador de huracanes de la Universidad Estatal de Colorado.

El meteoro pasó de ser una depresión tropical a un huracán de gran intensidad en apenas 42 horas, algo que solo había ocurrido con otros seis en el Atlántico, y nunca antes de septiembre, apuntó el experto en huracanes Sam Lillo.

Beryl es la segunda tormenta con nombre de la temporada en el Atlántico, que va del 1 de junio al 30 de noviembre. La tormenta tropical Alberto tocó tierra en junio en el noreste de México y dejó cuatro fallecidos.

La Oficina Nacional de Administración Oceánica y Atmosférica de Estados Unidos predijo que la temporada de huracanes de 2024 estará muy por encima de la media, con entre 17 y 25 tormentas con nombre. Según su previsión, habrá al menos 13 huracanes y cuatro grandes huracanes.

De media, en la temporada del Atlántico suele haber 14 tormentas con nombre, siete de ellas huracanes, y tres de gran intensidad.