Centro de Convenciones de Puerto Rico estrena obra en honor a Roberto Clemente

473
De izquiera a derecha, el director ejecutivo de la Compañía de Turismo, Carlos Mercado; el secretario de Recreación y Deportes, Ray Quiñones; la directora ejecutiva de la Autoridad del Distrito de Convenciones, Mariela Vallines; el artista Tiago (Richard Santiago) e Ilia M. Arroyo, de la producción del documental 3,000 razones.

Con motivo del 50 aniversario del hit 3,000 de Roberto Clemente Walker, el Centro de Convenciones de Puerto Rico Pedro Rosselló González cuenta desde hoy con una obra dedicada al primer latinoamericano en alcanzar la histórica cifra en las grandes ligas.

Se trata del tríptico Requiem for the greatest (“Requiem al más grande”) del artista puertorriqueño Tiago (Richard Santiago), que es un óleo sobre lienzo a gran formato y que está ubicado, de forma permanente, en el segundo piso del complejo de eventos y convenciones en Miramar.

“El Centro de Convenciones cuenta ahora con un homenaje a uno de los puertorriqueños más grandes en la historia de la isla. Las familias, los visitantes locales y turistas podrán presenciar esta creación producto del respeto y cariño que todos le tememos al eterno número 21” sostuvo la directora ejecutiva de la Autoridad del Distrito de Convenciones, Mariela Vallines Fernández.

Con motivo del 50 aniversario del hit 3,000 de Roberto Clemente Walker, el Centro de Convenciones de Puerto Rico Pedro Rosselló González cuenta desde hoy con una obra dedicada al primer latinoamericano en alcanzar la histórica cifra en las grandes ligas.

La pieza es un retrato semifrontal que intenta presentar la sencillez y profundidad de una mirada que encierra orgullo y nostalgia. A los flancos le acompañan dos piezas que detonan la distorsión de un hombre que extendió sus habilidades al extremo de sus capacidades haciendo referencia a los sacrificios y vicisitudes por las que atravesó.

“Me pareció muy particular que a mis 50 años de edad me hayan convocado a realizar una obra en homenaje a Roberto Clemente Walker en el 50 aniversario de su imparable 3,000. Y que también, lamentablemente, marca el 50 aniversario de su transición. Y digo transición porque Roberto no murió. Él sigue aquí en múltiples dimensiones. Simplemente, transicionó”, indicó el artista.

“No tomo a la ligera la combinación de esas tres fechas. Este es el momento perfecto en mi trayectoria artística para obrar semejante reto. Y siento que el resultado ha sido una maravilla. El objetivo ha sido apartarme de los clichés y estereotipos con los que constantemente artistas abordan el tema del pelotero y brindar una visión honesta de quien fuese un gran humanista boricua. Esta obra se aparta del lugar común y se adentra en lo atípico para ofrecer una representación, sin precedentes, de Roberto Clemente. A mi entender, Roberto lanzó una estrella que brilla en nuestra memoria colectiva. Mi deseo es haberla dignificado en esta obra de arte que ahí queda para nuestro pueblo” agregó Tiago.