Delegación congresional de Puerto Rico urge al Congreso y a Trump admisión de Puerto Rico como un estado

1507

La delegación congresional de Puerto Rico, conocida como la Comisión de Igualdad, creada por el gobernador Ricardo Rosselló Nevares para representar a los puertorriqueños ante el Congreso, hizo un llamado el martes, para que el público se una a la petición creada en la plataforma Change.org que solicita al Congreso y al presidente Donald Trump que apoyen la admisión de Puerto Rico como un estado de la Unión.

La petición, creada por el representante de la Comisión de Igualdad Alfonso Aguilar, afirma que “a sobre 3 millones de ciudadanos americanos en Puerto Rico se les niegan sus plenos derechos civiles y políticos y están sujetos a un estatus político antidemocrático y discriminatorio que limita el pleno desarrollo social y económico de la Isla. La mayoría del pueblo puertorriqueño ha demostrado en dos ocasiones su apoyo a que Puerto Rico sea admitido como un estado de la Unión, en 2012 y 2017. El Congreso ha decidido ignorar los resultados de ambos plebiscitos”.

Los puertorriqueños son ciudadanos americanos por nacimiento desde 1917, pero no se les permite participar de elecciones presidenciales y no tienen derecho a representación con voto en la Cámara de Representantes y el Senado de los Estados Unidos.

“El estatus territorial y antidemocrático de Puerto Rico ha dado paso a una serie de leyes y regulaciones federales incoherentes que han limitado seriamente el desarrollo económico de la Isla y han contribuido significativamente a crear la crisis fiscal que la actualmente afecta a la Isla”, indica la petición.

“Les pedimos a todos los americanos que se unan a nuestro reclamo y que urjan al Congreso y al presidente Trump a que apoyen la admisión de Puerto Rico como el estado número 51 de los Estados Unidos”, declaró el exgobernador y actual presidente de la Comisión de Igualdad, don Pedro Rosselló González.

Esta petición forma parte de un esfuerzo continuo de apoyo y defensa a la estadidad de la Comisión de Igualdad que ha incluido reuniones con oficinas congresionales, eventos públicos, misivas a legisladores federales, así como múltiples participaciones en medios de comunicación.