Autorizan la caza de cinco especies de serpientes exóticas “sin límite de cantidades”

236
Suministrada

La agencia de Recursos Naturales autorizó por medio de un comunicado, la caza de cinco especies de serpientes que “están amenazando” a los ecosistemas, por su aumento desbordado en Puerto Rico.

El pasado 17 de junio, la Secretaria del Departamento de Recursos Naturales y Ambientales (DRNA) emitió la Orden Administrativa 2024-05, por medio de la cual se establece que especies como la boa constrictora, la pitón reticulada, la pitón real, la culebra de espalda rayada y la culebra jarretera, podrán ser atrapadas por “cazadores deportivos licenciados”.

La orden se emite luego de decenas de avistamientos de las serpientes en zonas poco convencionales y que han sido registrados en redes sociales, por lo que la agencia emitió la orden por considerar a las especies como invasoras y peligrosas para la comunidad, para el ecosistema y para especies nativas.

Los ojos recaen sobre las especies boa constrictora, la pitón reticulada y la culebra espalda rayada ya que “están amenazando los ecosistemas terrestres, las especies nativas, las áreas agrícolas, la salud y seguridad de nuestra ciudadanía”, según lo firmado por la secretaria Anaís Rodríguez Vega.

Por ahora, solo quienes estén documentados como cazadores pueden empezar a cazar, sin embargo, si un ciudadano que no tiene licencia deportiva, se encuentra interesado, debe obtener un permiso de la DRNA.

Ante el temor de caza de otras especies que no representen estos peligros, la agencia del gobierno busca educar a los cazadores para que puedan identificar a las culebras permitidas, de las que son nativas, como la boa puertorriqueña.

El DRNA fue enfático en asegurar que las personas que estén autorizadas para la cacería de estos animales, lo deben hacer con total conocimiento de causa y con elementos como pinzas, tenazas, ganchos y sacos y que quienes no tienen permisos y los soliciten, solo podrán cazar a los animales con rifle neumáticos y el permiso podrá serles revocado, si lastiman de más a los animales.