Calor y tormentas afectan gran parte del sur de EEUU

300
Marti Syring bebe para hidratarse mientras en el jardín para adultos mayores del condado Montgomery el viernes 16 de junio de 2023 en Conroe, Texas. (Jason Fochtman/Houston Chronicle vía AP)

AUSTIN, Texas, EE.UU. (AP) — Más de 100.000 clientes del sur de Estados Unidos seguían sin electricidad el lunes tras el paso de tormentas, lo que dejó a los residentes en busca de ayuda debido a que las altas temperaturas continuaban azotando la región.

Los apagones en zonas de bosques de pinos de Texas podrían prolongarse hasta finales de la semana, mientras los equipos batallan para hacer las reparaciones necesarias. En algunas zonas de Luisiana y Mississippi, la ola de calor ha llegado acompañada de fuertes lluvias, vientos huracanados, tormentas eléctricas y granizo.

En Luisiana, las autoridades cerraron más de una veintena de oficinas estatales el lunes debido a los riesgos por el mal tiempo.

“Ha sido insoportable”, comentó Leigh Johnson, residente de Mount Vernon, Texas, a la televisora de Dallas KXAS. No tuvo electricidad por tres días.

“Ha sido horrible porque el índice de calor ha sido tan alto que, literalmente, hemos tenido que darnos baños de agua fría para refrescarnos. Nuestros animales también, estamos teniendo que meterlos en la bañera sólo para evitar que tengan un golpe de calor, ha sido muy malo”, dijo.

El senador Ted Cruz, derecha, camina junto a una familia mientras revisa los daños a su casa en Perryton, Texas, el sábado 17 de junio de 2023. (AP Foto/David Erickson)

Más de 120.000 clientes seguían sin electricidad el lunes por la mañana en el este de Texas y partes de Luisiana y Oklahoma, según la Southwestern Electric Power Company. Otros 4.000 clientes seguían esperando el restablecimiento de la electricidad en la ciudad texana de Perryton tras el paso de un devastador tornado la semana pasada.

El lunes se pronosticaban condiciones de calor y humedad en todo el sur, con temperaturas que alcanzarían los 32 grados Celsius (90 Fahrenheit) en gran parte de la región. Las alertas de calor excesivo estaban en vigor para amplias franjas de Luisiana y Texas, llevando a muchas ciudades a abrir centros con aire acondicionado.

En Austin y San Antonio, se pronosticaba que la temperatura volviera a superar los 37 C (100 F).

Mientras las temperaturas superaban los 30 C (90 F) en el centro de Mississippi, los fuertes vientos azotaban al estado el viernes temprano, causando apagones en la región.