FEMA asigna fondos para la conservación de manatíes

387
El Centro de Conservación de Manatíes del Caribe atiende a la pequeña mamífero marino. (Suministrada)

En Puerto Rico, los accidentes con los manatíes se dan mayormente a causa de choques con motoras acuáticas o embarcaciones de motor y hélice, según explicó el director del Centro de Conservación de Manatíes, Antonio Mignucci.

“Estamos viendo que la gente no ha comprendido que ellos [los manatíes] comparten el ambiente con nosotros y debemos darles ese espacio. Las personas con embarcaciones tienen que entender que los manatíes habitan allí y que no se pueden mover muy rápido. Hay que ir lento cerca de la costa, en los mangles, en los estuarios. Estas son áreas de manatíes y en esas áreas hay que ir a menos de 5 millas por hora”, explicó el director.
Como parte de las iniciativas para aumentar la concienciación sobre los manatíes y su preservación, la Agencia Federal para el Manejo de Emergencias (FEMA, en inglés) otorgó fondos al Departamento de Recursos Naturales y Ambientales (DRNA) para instalar rótulos que alerten al público cuando están cerca de estos animales marinos.

Un total de 170 letreros se ubicarán cerca de rampas para botes alrededor de la costa de la isla para avisar sobre la presencia de manatíes en las aguas de la zona. Los letreros muestran información sobre la biología y el comportamiento de los manatíes; y explican qué deben anticipar y hacer personas con embarcaciones cuando estén cerca de estos animales herbívoros.

“Las costas de la isla están para el disfrute del público y eso va a la par con nuestra responsabilidad de preservarlas y de preservar los animales y sus hábitats. Los manatíes son una especie en peligro de extinción, protegida por leyes estatales y federales. Conocer nuestros deberes a la hora de toparnos con ellos es muy importante, por lo que estos letreros son necesarios para alertar a los visitantes y prevenirles antes cualquier acción que les haga daño”, explicó el coordinador federal de Recuperación por Desastre, José Baquero.

Las interacciones consideradas como acoso a los manatíes están prohibidas bajo la Ley Federal de Protección de Mamíferos Marinos, la Ley Federal de Especies en Peligro de Extinción y la Nueva Ley de Vida Silvestre de Puerto Rico; incumplir con estas leyes puede conllevar multas de hasta $100,000 o un año de cárcel.

Los fondos otorgados por FEMA servirán para instalar los letreros alrededor la costa norte, que incluye Isabela, Camuy, Barceloneta, Manatí, Vega Baja, Vega Alta, Dorado, Toa Baja, Cataño, San Juan, Carolina hasta Loíza; la costa este y sureste desde Río Grande, Luquillo, Fajardo, Ceiba, Naguabo, Humacao, Yabucoa hasta Maunabo; y la costa sur desde Patillas, Arroyo, Guayama, Salinas hasta Santa Isabel. La adjudicación de sobre $120,000 para los letreros incluyó medidas de mitigación para afianzarlos y reforzarlos.

Por su parte, el gobierno local también desarrolla iniciativas para rescatar manatíes y atender cualquier actividad que los ponga en riesgo. La secretaria del DRNA, Anaís Rodríguez Vega, informó que recientemente el Departamento completó un estudio en las áreas de mayor conservación de manatíes para documentar su conducta ante la presencia de embarcaciones e instalar o reubicar más boyas o marcadores que alerten sobre su presencia, además diseñar otras estrategias de conservación, de ser necesarias.

Otras iniciativas del DRNA incluyen adiestramientos a maestros, agentes de ley y orden y de manejo de emergencias; mesas educativas y charlas a estudiantes; y la distribución de pegatinas para kayaks en zonas donde se ha evidenciado hostigamiento a los manatíes.

“Todas estas oportunidades de educar y conseguir el apoyo de los nautas son muy valiosas, ya que los impactos de embarcaciones son la primera causa de muerte del manatí. Los manatíes se pueden considerar especies centinelas que nos dejan saber cómo están nuestros ecosistemas marinos. Las medidas que tomamos para conservarlos van a resultar en ecosistemas marinos saludables. Además, son un ícono de conservación que nos ayuda a crear conciencia de lo importante de proteger estas especies para mantener un mundo diverso”, subrayo Rodríguez Vega.

Mientras, el director ejecutivo de la Oficina Central de Recuperación, Reconstrucción y Resiliencia (COR3, por sus siglas en inglés), Manuel A. Laboy Rivera, manifestó: “reconociendo la importancia de este proyecto de reconstrucción, el equipo del COR3 asistirá al DRNA en los trámites técnicos que requiere esta obra con el fin de encaminar la instalación de estos rótulos en los municipios costeros para salvaguardar la vida y preservación de los manatíes, una especie en peligro de extinción”.

Algunas de las recomendaciones del Centro de Conservación de Manatíes del Caribe a la hora de toparse con los manatíes son mirarlos sin tocarlos, no interrumpirles en su hábitat, ni alterar sus patrones naturales de alimentación.

Al perseguir, tocar, alimentar y dar agua a un manatí, las personas alteran el comportamiento del mamífero en su medio natural. Si el manatí se asusta, puede alejarse de lugares predilectos para alimentarse, tomar agua dulce o descansar. El Centro también aconseja no bucear o nadar cerca de los manatíes, ya que las crías podrían morirse si se separan de su madre.

Las personas que se encuentren con un manatí herido deben llamar de inmediato al Cuerpo de Vigilantes del DRNA al 787 724 5700; al solo publicar la información en redes sociales, podría atrasarse la respuesta de rescate.
Hasta la fecha, FEMA ha otorgado más de $30,600 millones para sobre 10,700 proyectos de Asistencia Pública dirigidos a la reconstrucción de un Puerto Rico más resiliente.