Junta Fiscal recomienda no enviar Proyecto de Reforma Contributiva a Fortaleza

200
La Fortaleza

La Junta de Supervisión cree que una reforma contributiva es esencial para que Puerto Rico regrese a un crecimiento económico sostenible. Una reforma contributiva eficaz debe ser integral, holística y debe funcionar a largo plazo.

La Junta de Supervisión analizó el Sustitutivo del Proyecto de la Cámara 1839, aprobado anoche por la Asamblea Legislativa. El proyecto de ley, que representa uno de los mayores recortes contributivos de la historia de Puerto Rico, y el cual llega a tan solo un año de que Puerto Rico emerge de su quiebra, reduciría los ingresos del Gobierno en unos $750 millones en este año fiscal y en alrededor de $3,000 millones en los próximos cinco años.

El proyecto de ley amenaza la estabilidad fiscal del Gobierno. Con estas pérdidas sustanciales de ingresos, el presupuesto del Gobierno volvería a caer en déficit; borrando así el progreso logrado en los últimos años para estabilizar las finanzas de Puerto Rico. Es significativamente inconsistente con el Plan Fiscal para Puerto Rico, el presupuesto del año fiscal en curso y PROMESA.

La Junta de Supervisión exhorta a la Legislatura a no enviar el proyecto de ley al gobernador para su firma, así como exhorta del mismo modo al gobernador a no convertirlo en ley. En su lugar, alentamos a ambas ramas del gobierno a reunirse con la Junta de Supervisión para trabajar juntos en un presupuesto que financie adecuadamente los servicios, y en un plan de reforma contributiva que sea asequible y conduzca a un crecimiento económico a largo plazo para un Puerto Rico en recuperación.

En años anteriores, la Junta de Supervisión apoyó la extensión de sobre $500 millones al año del Crédito Contributivo por Ingreso Devengado, que es apropiado y sensato, recibe pareo de parte del Gobierno Federal, beneficia a los hogares de bajos ingresos e incentiva a más residentes a reincorporarse a la economía formal. Continuamos abiertos a discutir propuestas contributivas justas y eficaces.

Sin embargo, el proyecto de ley contributivo que la Legislatura aprobó apresuradamente anoche no fue evaluado suficientemente para conocer su costo o impacto económico. La reducción de la carga contributiva debe basarse en datos, no en política, y en una discusión y una evaluación exhaustivas de su impacto en las finanzas públicas y en la economía en general.

La irresponsabilidad fiscal dio lugar a dolorosos ajustes del gasto público. Todos debemos trabajar juntos para recuperarnos y evitar que Puerto Rico vuelva a caer en el gasto deficitario que condujo a su quiebra y a la creación de la Junta de Supervisión.

Cualquier posible reforma contributiva debe ser fiscalmente neutral, lo que significa que no puede haber una pérdida de los ingresos que son necesarios para financiar servicios esenciales. Debemos centrarnos en el crecimiento económico sostenible y en la responsabilidad fiscal para que el pueblo de Puerto Rico se beneficie de un mejor cuidado médico, los niños de Puerto Rico se beneficien de una mejor educación y los residentes no tengan que dejar la Isla en busca de mejores oportunidades y prosperidad en otros lugares.

La Junta de Supervisión continuará trabajando con el gobernador y la Legislatura hacia una reforma contributiva verdaderamente integral que pueda aportar a la competitividad de Puerto Rico como parte crítica de su desarrollo económico.