Murió el actor Donald Sutherland de “M.A.S.H.” y “The Hunger Games”

341
ARCHIVO - El actor Donald Sutherland en la Academia de Artes y Ciencias Cinematográficas en Beverly Hills, California, el 13 de octubre de 2017. Sutherland, el imponente actor canadiense de "M.A.S.H." y "The Hunger Games", ha muerto a los 88 años. (Foto Chris Pizzello/Invision/AP, archivo

Donald Sutherland, actor canadiense de cine y televisión cuya larga carrera se extendió desde “M.A.S.H.” hasta “The Hunger Games”, falleció este jueves a los 88 años.

Kiefer Sutherland, hijo del actor, confirmó la muerte de su padre. No hubo más detalles disponibles de momento.

“Personalmente, creo que es uno de los actores más importantes de la historia del cine”, dijo Kiefer Sutherland en X. “Nunca me intimidó un papel, bueno, malo o feo. Amaba lo que hacía e hizo lo que amaba, y nunca se puede pedir más que eso”.

El actor era conocido por personajes poco convencionales como Hawkeye Piece en “M.A.S.H.” de Robert Altman, el comandante de tanque hippie en “Kelly’s Heroes” (“Los violentos de Kelly”) y un profesor dopado en “Animal House” (“Colegio de animales”).

Antes de hacer la transición a una larga carrera como un respetado actor de carácter, Sutherland personificó el cine impredecible y antisistema de la década de 1970.

A lo largo de las décadas, Sutherland mostró su rango en papeles más abotonados, pero aún excéntricos, en “Ordinary People” (“Gente como uno”) de Robert Redford y “JFK” (“JFK: Caso abierto”) de Oliver Stone.

Más recientemente, protagonizó las películas de “The Hunger Games” (“Los Juegos del Hambre”), y la serie limitada de HBO “The Undoing”. Nunca se retiró y trabajó regularmente hasta su muerte. Su libro de memorias, “Made Up, But Still True”, se publicará en noviembre.

“Me encanta trabajar. Amo apasionadamente trabajar”, dijo Sutherland a Charlie Rose en 1998. “Me encanta sentir que mi mano encaja en el guante de algún otro personaje. Siento una gran libertad, el tiempo se detiene para mí. No estoy tan loco como solía estar, pero sigo estando un poco loco”.

Nació en St. John, New Brunswick. Su nombre de pila era Donald McNichol Sutherland, era hijo de un vendedor y una profesora de matemáticas. Creció en Nueva Escocia, fue locutor con su propia estación de radio a la edad de 14 años.

“Cuando tenía 13 o 14 años, realmente pensaba que todo lo que sentía estaba mal y era peligroso, y que Dios me iba a matar por ello”, dijo Sutherland a The New York Times en 1981. “Mi padre siempre decía: ‘Mantén la boca cerrada, Donnie, y tal vez la gente piense que tienes carácter’”.

Sutherland comenzó como estudiante de ingeniería en la Universidad de Toronto, pero cambió a letras inglesas y comenzó a actuar en producciones teatrales escolares. Mientras estudiaba en Toronto, conoció a Lois Hardwick, una aspirante a actriz. Se casaron en 1959 y se divorciaron siete años después.

Luego de graduarse en 1956, Sutherland asistió a la Academia de Música y Artes Dramáticas de Londres para estudiar actuación. Sutherland comenzó a aparecer en obras de teatro del West End y en la televisión británica. Después de mudarse a Los Ángeles, continuó de un trabajo a otro hasta que una serie de películas de guerra cambiaron su trayectoria.

Su primera película estadounidense fue “The Dirty Dozen” (“Doce del patíbulo”) de 1967, en la que interpretó a Vernon Pinkley, un psicópata que se hacía pasar por oficial. 1970 vio el lanzamiento de la historia de la Segunda Guerra Mundial “Kelly’s Heroes” y “M.A.S.H.”, un aclamado éxito que catapultó a Sutherland al estrellato.

“Hay más desafíos en los personajes de carácter”, dijo Sutherland a The Washington Post en 1970. “Hay longevidad. Un buen actor de carácter puede mostrar una cara diferente en cada película y no aburrir al público”.

Si Sutherland se hubiera salido con la suya, Altman habría sido despedido de “M.A.S.H.” Él y su coprotagonista Elliott Gould no estaban contentos con el estilo poco ortodoxo e improvisado del director y lucharon para que lo reemplazaran. Pero la película triunfó más allá de las expectativas de cualquiera y Sutherland se identificó personalmente con su mensaje antibélico. Abiertamente en contra de la guerra de Vietnam, Sutherland, la actriz Jane Fonda y otros fundaron Free Theater Associates en 1971. Prohibidos por el Ejército debido a sus opiniones políticas, actuaron en lugares cercanos a bases militares en el sudeste asiático en 1973.

La carrera de Sutherland como protagonista alcanzó su punto máximo en la década de 1970, cuando estelarizó películas de los mejores directores de la época, incluso si no siempre hicieron su mejor trabajo con él. Sutherland, que con frecuencia decía que se consideraba al servicio de la visión de un director, trabajó con Federico Fellini (1976), Bernardo Bertolucci (1976), Claude Chabrol (1978) y John Schlesinger (1975).

Una de sus mejores interpretaciones fue como detective en “Klute” (“El pasado me condena”) de 1971 de Alan Pakula. Fue durante el rodaje de “Klute” que conoció a Fonda, con quien tuvo una relación de tres años que comenzó al final de su segundo matrimonio con la actriz Shirley Douglas. Después de haberse casado en 1966, él y Douglas se divorciaron en 1971.

Sutherland tuvo gemelos con Douglas en 1966: Rachel y Kiefer, que lleva el nombre de Warren Kiefer, el escritor de la primera película de Sutherland, “Castle of the Living Dead” ( “El castillo de los muertos vivientes”).

En 1974, el actor comenzó a vivir con la actriz Francine Racette, con quien permaneció para siempre. Tuvieron tres hijos: Roeg, nacido en 1974 y llamado así por el director Nicolas Roeg; Rossif, nacido en 1978 y que lleva el nombre del director Frederick Rossif; y Angus Redford, nacido en 1979 y que lleva el nombre de Robert Redford.

Fue Redford quien, para sorpresa de algunos, eligió a Sutherland como el padre en su debut como director, “Ordinary People” de 1980. El drama de Redford sobre una hermosa familia suburbana destruida por la tragedia ganó cuatro premios Oscar, incluido el de mejor película.

Sutherland fue ignorado por la academia durante la mayor parte de su carrera. Nunca fue nominado, pero recibió un Oscar honorífico en 2017. Sin embargo, ganó un Emmy en 1995 por la película para televisión “Citizen X” (“Ciudadano X”) y fue nominado a siete Globos de Oro (incluyendo sus actuaciones en “M.A.S.H.” y “Ordinary People”), ganando dos, nuevamente por “Citizen X” y por la película para televisión de 2003 “Path to War” (“Camino a la guerra”).

“Ordinary People” también presagiaba un cambio en la carrera de Sutherland hacia personajes más maduros y, a veces, menos poco convencionales.

Su debut en los escenarios de Nueva York en 1981, sin embargo, fue terrible. Interpretó a Humbert Humbert en la adaptación de Edward Albee de “Lolita” de Vladimir Nabokov, y las críticas fueron despiadadas. La obra se canceló después de una decena de funciones.

Siguió un período de caída en los años 80, gracias a fracasos como la sátira de 1981 “Gas” y la comedia de 1984 “Crackers” (“Crackers, qué locura de robo”).

Pero Sutherland continuó trabajando de manera constante. Tuvo un breve pero memorable papel en “JFK” (1991) de Oliver Stone. Volvió a interpretar a un patriarca de Redford en su película de 1993 “Six Degrees of Separation”. Interpretó al entrenador de atletismo Bill Bowerman en “Without Limits” de 1998.

En la última década, Sutherland trabajó cada vez más en televisión, sobre todo en “Path to War” de HBO, en la que interpretó al secretario de Defensa del presidente Lyndon Johnson, Clark Clifford. Para una carrera iniciada por “M.A.S.H.” era un final apropiado, aunque irónico.