Suspenden operaciones en automotriz japonesa que falseó pruebas de seguridad

263
La sede de Daihatsu Motor Co. en Ikeda, al norte de Osaka, Japón, el 20 de diciembre de 2023.. (Kyodo News via AP)

TOKIO (AP) — Una empresa automotriz japonesa que durante décadas hizo trampas en sus pruebas de seguridad anunció el lunes que no prevé reanudar envíos a corto plazo.

El gobierno japonés le ordenó a una subsidiaria de Toyota a que suspenda la producción de todos sus modelos tras revelarse el año pasado que falsificó las pruebas de seguridad.

Daihatsu Motor Co. eludió las pruebas obligatorias al copiar los resultados de las pruebas en un lado del automóvil al otro lado, y usó temporizadores para asegurarse de que las bolsas de aire funcionasen en cada examen, concluyó una investigación.

No se han reportado accidentes de consideración vinculados a la trampa, pero el hecho ha suscitado serias interrogantes en torno a la supervisión en Daihatsu y su empresa matriz Toyota.

Los reguladores japoneses aprobaron cinco de los modelos de la empresa el viernes luego de otras pruebas, pero la gerencia de la compañía señaló que las fábricas seguirán cerradas a la espera de componentes.

“Enfrentamos un duro camino adelante para recuperar la confianza del público en torno a nuestras medidas de seguridad”, declaró el lunes el gerente corporativo Keita Ide, enfatizando que los clientes se sienten traicionados. Añadió que la compañía está elaborando un plan para evitar trampas en el futuro.

Daihatsu es conocida por sus automóviles ligeros como el popular Daihatsu Tanto y la camioneta deportiva Toyota Raize, a la que se conoce también como Daihatsu Rocky.

Una investigación que incluyó a expertos externos halló 174 casos de pruebas manipuladas en torno a docenas de modelos, incluyendo autos vendidos bajo la marca Toyota Motor Corp. La pesquisa encontró que la manipulación venía haciéndose desde hace 30 años.

El escándalo estalló cuando un empleado interno denunció a la compañía en abril del año pasado. Daihatsu ha ofrecido disculpas y ha prometido profundas reformas a su cultura corporativa. El presidente de la compañía, Soichiro Okudaira, ha atribuido las fallas a la presión sobre los empleados para cumplir con plazos estrictos.

Daihatsu afirmó que podría retirar vehículos del mercado, aunque eso hasta ahora no ha sucedido. Medios locales han reportado que se podrían retirar más de 300.000 vehículos.