Tras los corruptos: Puerto Rico demandará a exfuncionarios para recuperar más de 30 millones

152
El secretario de Justicia, Domingo Emanuelli

El Departamento de Justicia de Puerto Rico anunció el martes que ha demandado al menos a 30 exfuncionarios gubernamentales acusados de corrupción para recuperar más de 30 millones de dólares en fondos públicos.

Entre los demandados están tres exlegisladores, incluida María Milagros Charbonier, condenada en mayo a ocho años en una prisión federal tras ser hallada culpable de robo, soborno y crear un esquema de compensaciones indebidas.

“Vamos a recuperar el dinero del pueblo puertorriqueño y a reclamarles una cuantía que suma tres veces el daño causado por parte de quienes se han apropiado ilegalmente de los fondos públicos”, dijo Domingo Emanuelli, secretario de Justicia del territorio estadounidense no incorporado.

También se demandó a ocho exalcaldes, entre los que están Félix Delgado, de Cataño y Ángel Pérez, de Guaynabo. Delgado fue sentenciado en marzo a pasar un año en una prisión federal tras declararse culpable de aceptar sobornos a cambio de conceder contratos municipales con un valor de varios millones de dólares. Pérez fue sentenciado en febrero a más de cinco años en una prisión federal tras ser hallado culpable de soborno y extorsión.

Por el momento, no se ha podido contactar a sus abogados para que den sus comentarios.

Desde hace mucho tiempo, el Departamento de Justicia de Puerto Rico ha sido acusado de no ejercer medidas suficientemente estrictas para atacar la corrupción gubernamental generalizada en la isla, y las autoridades federales han tomado las riendas en los últimos años.

“Por primera vez en la Isla, el Departamento de Justicia de Puerto Rico demandó a más de 30 convictos por corrupción para recobrar los fondos públicos y los daños que le ocasionaron al pueblo mediante esquemas ilegales que han provocado pérdidas millonarias a las arcas gubernamentales”, agregó Emanuelli.

El departamento también demandó a dos empresas: J. R. Asphalt, Inc., y Waste Collection Corp. Las autoridades federales las habían acusado anteriormente de tener vínculos con casos de corrupción gubernamental.