UPR inicia reconstrucción de residencia en Recinto de Río Piedras

384

La Universidad de Puerto Rico (UPR), encabezada por su presidente, Luis Antonio Ferrao, anunció este lunes el comienzo de la rehabilitación de la Residencia de Estudiantes ResiCampus en el recinto de Río Piedras con un costo estimado de 20 millones 30 mil dólares.

“Este emblemático proyecto beneficiará a nuestra comunidad universitaria en Río Piedras y continuará sirviendo como servicio esencial para el país”, destacó Ferrao en declaraciones escritas.

Julio Collazo Rivera, director de la Oficina de Desarrollo Físico e Infraestructura, detalló que el edificio ResiCampus, que abarca cerca de 120,000 pies cuadrados, se reconfigurará para albergar a 233 residentes, disminuyendo su capacidad actual para crear espacios más amplios y modernos.

La rectora del Recinto de Río Piedras, Angélica Varela Llavona, consideró este proyecto como un paso significativo hacia la transformación integral del recinto, agradeciendo la colaboración de la Administración Central y la dedicación de la arquitecta Mayra Jiménez.

Manuel A. Laboy Rivera, director ejecutivo de la Oficina Central de Recuperación, Reconstrucción y Resiliencia, resaltó el avance significativo en los proyectos de reconstrucción bajo la gestión de Ferrao, citando este proyecto y otros inminentes como ejemplos positivos de progreso.

El coordinador federal adjunto de Recuperación por Desastre de la Agencia Federal para el Manejo de Emergencias, Andrés García Martinó, subrayó el papel crucial de la reparación en proveer vivienda accesible para los estudiantes, comprometiéndose a seguir apoyando a la UPR durante esta fase de reconstrucción.

El proyecto incluirá una renovación completa del edificio, con actualizaciones en los sistemas eléctricos y mecánicos, así como mejoras en accesibilidad y seguridad. También se preservarán elementos históricos del edificio, que fue diseñado por el reconocido arquitecto Henry Klumb a mediados del siglo 20.

El diseño arquitectónico de ResiCampus, que resalta la armonía y la fluidez espacial con el clima tropical de la isla, representa un legado significativo de Klumb para las generaciones de estudiantes, promoviendo una integración estrecha con el entorno natural del recinto.