Agencia autoriza el incio de la transición de Biden

649
El demócrata y ganador de las elecciones presidenciales de Estados Unidos, Joe Biden, habla en el teatro The Queen, el martes 10 de noviembre de 2020, en Wilmington, Delaware. (AP Foto/Carolyn Kaster)

WASHINGTON (AP) — La Administración General de Servicios ha determinado que el presidente electo Joe Biden es el “aparente ganador” de las elecciones del 3 de noviembre, despejando el camino para el inicio oficial de la transición a partir del gobierno del presidente Donald Trump.

Un funcionario dijo que la administradora Emily Murphy hizo la determinación después de que los intentos de Trump por revertir la votación fallaron en los estados muy disputados, el más reciente de ellos Michigan, el cual certificó el lunes la victoria de Biden.

Con ello los asesores de Biden pueden comenzar a coordinarse con las agencias federales en torno a los planes para que el nuevo gobierno tome el control el 20 de enero.

Trump instruye a su equipo que coopere con Biden en la transición, pero dice que seguirá impugnando los comicios

Por su parte, el presidente saliente, Donald Trump, indicó que daba luz verde a la transferencia de poder al demócrata Joe Biden, ganador de los comicios presidenciales, aunque sigue sin reconocer su derrota.

“Quiero agradecer a Emily Murphy en GSA (la Administración General de Servicios) por su firme dedicación y lealtad a nuestro país. Ha sido acosada, amenazada y objeto de abusos -y no quiero ver que esto le pasa a ella, su familia o a empleados de GSA. Nuestro caso continúa FUERTEMENTE, seguiremos la buena lucha y creo que prevaleceremos”, tuiteó Trump.

“Sin embargo -siguió-, en el mejor interés de nuestro país, recomiendo que Emily y su equipo hagan lo que tengan que hacer respecto a los protocolos iniciales, y le he dicho a mi equipo que haga lo mismo”.

Desde que el triunfo de Biden en las elecciones fuera proyectado por los medios de comunicación el pasado 7 de noviembre, Trump no ha reconocido su derrota y ha alegado que hubo un fraude electoral, sin ofrecer pruebas.

Sus abogados han presentado varios pleitos en estados claves, pero los tribunales han ido desestimando la mayoría.

El anuncio de Trump se produjo poco después de que se diera a conocer una carta enviada este lunes por Murphy a Biden en la que certificaba su victoria.

Este reconocimiento por parte de la GSA era un trámite imprescindible para que Biden pueda tener acceso a recursos clave para llevar a cabo la transición para gobernar.

En su misiva, la administradora de la GSA señaló había determinado que el demócrata puede acceder a “los recursos post-electorales” para iniciar la transición.

“Me tomo este papel en serio y, debido a los acontecimientos recientes que han implicado retos legales y certificaciones de los resultados de las elecciones, le transmito esta carta hoy para hacer que esos recursos y servicios estén disponibles para usted”, dijo Murphy.

Defendió que su decisión es independiente, basada en la ley y los hechos, y negó que jamás haya recibido ninguna presión por parte de la Casa Blanca respecto al momento de anunciar su resolución.

“Para ser clara -destacó-, no recibí ninguna instrucción para retrasar mi decisión. Sin embargo, sí que recibí amenazas online, por teléfono y por correo contra mi seguridad, la de mi familia, mi personal e incluso contra mis mascotas en un esfuerzo de coartar y hacer que adoptara esta decisión de forma prematura”.

No obstante defendió que siempre ha estado comprometida con la legalidad y recordó que su agencia no dirime disputas legales sobre los comicios, que deben resolver los procesos de certificación y los tribunales.

Ante la falta de confirmación por parte de la GSA, hasta ahora Biden y su equipo no habían tenido acceso a los recursos de las agencias federales para trabajar en la transición de poder, de cara al 20 de enero, cuando será investido presidente.

Este lunes Biden anunció al equipo de seguridad nacional y de exteriores de su futuro Gabinete, entre los que figuran Antony Blinken, como secretario de Estado y el cubanoestadounidense Alejandro Mayorkas como titular del Departamento de Seguridad Nacional.

Michigan certifica la victoria de Biden en el estado

Mientras, las autoridades electorales de Michigan certificaron la victoria de Joe Biden en el estado por una diferencia de 154.000 votos, lo que significa un nuevo traspié para el presidente Donald Trump en su futil intento por socavar los resultados de los comicios del 3 de noviembre a través de impugnaciones sin fundamentos y acusaciones infundadas de fraude.

La Junta Electoral del estado, compuesta por dos republicanos y dos demócratas, confirmó los resultados en una votación de 3-0, con una abstención. Aliados de Trump y del derrotado candidato republicano al Senado John James habían exhortado al panel a demorar la votación dos semanas a fin de auditar los sufragios en el bastión demócrata del condado Wayne, donde se ubica Detroit.

De acuerdo con las leyes de Michigan, Biden recibe los 16 votos electorales de la entidad. El triunfo del presidente electo fue por 2,8 puntos porcentuales, un margen más amplio que en otros estados en los que Trump ha impugnado los resultados, como Georgia, Arizona, Wisconsin y Pensilvania.

Algunos aliados de Trump habían expresado esperanza en que los legisladores estatales pudieran intervenir en la selección de electores republicanos en estados en los que no se efectúa una certificación. Ese improbable intento ya no será posible en Michigan.

“El pueblo de Michigan ha hablado. El presidente electo Biden ganó el estado de Michigan por más de 154.000 votos, y será nuestro próximo presidente el 20 de enero”, dijo la gobernadora del estado, la demócrata Gretchen Whitmer, en un comunicado, en el que añadió que “es momento de dejar esta elección atrás”.

El equipo legal de Trump restó importancia a la certificación, diciendo que se trata de “un simple paso procesal”, e insistió en que continuará luchando.

Pero los intentos de Trump por eludir lo inevitable — el reconocimiento formal de su derrota — enfrentan una resistencia cada vez más firme en las cortes y entre los mismos republicanos cuando sólo faltan tres semanas para que el Colegio Electoral se reúna con el fin de certificar el triunfo de Biden. Una y otra vez, las impugnaciones y acusaciones infundadas de conspiración y fraude a gran escala efectuadas por Trump han sido rechazadas conforme los estados prosiguen con la confirmación de sus resultados.

La Junta Electoral de Michigan certificó los resultados a pesar de las exhortaciones de Trump y sus aliados pidiendo a los miembros republicanos que bloquearan la votación para permitir una auditoría de las boletas en el condado Wayne, donde el mandatario ha afirmado sin presentar evidencia que fue víctima de fraude. Biden lo superó ampliamente por más de 330.000 sufragios en la demarcación.

“El deber de la junta es muy claro”, dijo Aaron Van Langevelde, vicepresidente republicano del panel. “Tenemos el deber de certificar esta elección basándonos en estos resultados. Eso está muy claro. Nos limitamos a estos resultados. No voy a argüir que no nos limitamos a ellos”.

Mary Ellen Gurewitz, abogada del Partido Demócrata en el estado, dijo al panel que los ataques en los resultados electorales “son parte de una campaña racista dirigida por el próximamente expresidente Trump a fin de desacreditar a las ciudades del país con amplias poblaciones de raza negra, incluyendo a Detroit, Filadelfia y Milwaukee”.

Trump ha intentado desafiar los resultados de la elección a través de los tribunales, pero al no tener éxito, recurrió a intentar influenciar personalmente a los legisladores locales para convencerlos de ignorar el voto popular y designar electores republicanos, una estrategia que desataría protestas en las calles, de acuerdo con expertos en derecho electoral.

Fuente: AP/EFE