Biden se reunirá con aliados del flanco oriental de la OTAN

370
El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, en el centro, estrecha la mano del presidente de Ucrania, Volodymyr Zelenskyy, a la derecha, mientras posan junto a Olena Zelenska, a la izquierda, esposa del presidente Zelenskyy, en el Palacio de Mariinsky durante una visita no anunciada de Biden a Kiev, el lunes 20 de febrero de 2023. (AP Foto/Evan Vucci, Pool)

VARSOVIA (AP) — El presidente estadounidense Joe Biden aseguró el miércoles a los aliados del flanco oriental de la OTAN que su gobierno está muy al tanto de las amenazas e impactos de la invasión rusa a Ucrania, al cabo de una visita de cuatro días a Polonia y Ucrania.

Antes de partir de Varsovia, Biden mantendrá conversaciones con los mandatarios de los Nueve de Bucarest, una alianza de naciones del extremo oriente de la OTAN que se formó después de que Rusia se anexó la península ucraniana de Crimea en 2014.

Las inquietudes de los Nueve de Bucarest se han acentuado al prolongarse la guerra en Ucrania. Muchos temen que el presidente Vladimir Putin emprenda acciones militares contra ellos si tiene éxito en Ucrania. Los países de la alianza son Bulgaria, República Checa, Estonia, Hungría, Letonia, Lituania, Polonia, Rumania y Eslovaquia.

“Cuando Rusia invadió, no fue solamente una prueba para Ucrania. El mundo entero enfrentó una prueba histórica”, dijo Biden en un discurso desde los jardines del Castillo Real de Varsovia en ocasión de cumplirse un año de la invasión rusa. “Fue una prueba para Europa. Fue una prueba para Estados Unidos. Fue una prueba para la OTAN. Fue una prueba para todas las democracias”.

Ante la inquietud de los miembros de la OTAN de que podría ocurrirles a ellos, Biden ratificó el martes el compromiso férreo de Estados Unidos con el tratado de defensa mutua y la defensa de Ucrania.

“Los apetitos del autócrata no se pueden apaciguar”, dijo Biden. “Hay que oponerse a ellos”.

El primer ministro húngaro Viktor Orban, el mandatario populista de derecha que dijo la semana pasada que la Unión Europea tiene en parte la culpa de que se prolongue la guerra, ha sido renuente a sancionar a Moscú y armar a Ucrania. Orban faltó a la reunión con Biden, y en su lugar fue la presidenta Katalin Novák.