Casos de polio en EEUU revelan raro riesgo de vacuna oral

225
Un trabajador de salud de Afganistán administra la vacuna oral contra la poliomielitis a un niño como parte de la campaña para erradicar la enfermedad, el 18 de abril de 2017, a las afueras de Kabul, Afganistán. (AP Foto/Rahmat Gul, archivo)

LONDRES (AP) — Durante años, las autoridades de salud en el mundo han usado miles de millones de gotas de una vacuna oral en una campaña notablemente eficaz para erradicar la poliomielitis de sus últimos bastiones: por lo general países pobres y políticamente inestables.

Ahora, en un giro sorprendente luego de varias décadas de lucha para exterminar el virus, las autoridades de Jerusalén, Nueva York y Londres han descubierto evidencia de que la enfermedad se está propagando en sus ciudades.

¿La fuente original del virus? La misma vacuna.

Desde hace tiempo, los científicos han estado al tanto de este fenómeno sumamente raro. Es por ello que algunas naciones han optado por usar otras vacunas contra la polio. Pero estas infecciones incidentales a partir de la fórmula oral se han vuelto más evidentes a medida que el mundo se acerca cada vez más a la erradicación de la enfermedad y el número de casos provocados por el virus en estado natural se desploma.

Desde 2017 se han registrado 396 casos de polio provocados por el virus en su estado natural, en comparación con más de 2.600 infecciones vinculadas con la vacuna oral, según cifras de la Organización Mundial de la Salud y órganos aliados.

“Básicamente, estamos reemplazando el virus en estado natural con el virus de la vacuna, lo que está causando nuevos brotes”, dijo Scott Barrett, un profesor de la Universidad de Columbia que ha estudiado la erradicación de la polio. “Asumiría que países como Gran Bretaña y Estados Unidos serán capaces de detener bastante rápido la transmisión, pero también pensábamos lo mismo sobre la viruela símica”.

Los incidentes más recientes representan la primera vez en varios años que surge el virus de la polio relacionado con la vacuna en países ricos.

Hace unos meses, autoridades de Israel detectaron polio en un niño de 3 años que no estaba vacunado, el cual sufrió parálisis. Varios otros menores, casi todos no vacunados, también tenían el virus, pero no desarrollaron síntomas.

En junio, las autoridades británicas informaron que habían encontrado evidencia en aguas residuales de que el virus se estaba propagando, aunque no se identificó ninguna infección entre la población. La semana pasada, el gobierno dijo que se pondría una dosis de refuerzo a disposición de todos los niños de Londres de entre 1 y 9 años.

En Estados Unidos, un adulto joven no vacunado sufrió parálisis en las piernas después de contraer la enfermedad, revelaron funcionarios de Nueva York el mes pasado. También se han encontrado rastros del virus en las aguas residuales de Nueva York, lo que deja entrever que está propagándose. Pero las autoridades aseguraron que no planean una campaña de aplicación de dosis de refuerzo, porque creen que la elevada tasa de vacunación en la entidad debería ofrecer protección suficiente.

Análisis genéticos mostraron que los virus detectados en los tres países “se derivaban de las vacunas”, lo que significa que eran versiones mutadas de un virus que se originó en la vacuna oral.

La vacuna oral en cuestión ha sido utilizada desde 1988 porque es barata, fácil de administrar —se colocan dos gotas directamente en la boca de los niños— y es mejor para proteger a poblaciones enteras en donde la polio se está propagando. Contiene una forma debilitada del virus vivo.

Pero también puede causar poliomielitis a entre dos y cuatro niños por cada 2 millones de dosis. En casos sumamente raros, la versión debilitada del virus puede mutar en una forma más peligrosa y desencadenar brotes, en especial en lugares con poca higiene y bajos niveles de vacunación. Se requieren cuatro dosis para contar con el esquema completo.

Esos brotes suelen originarse cuando las personas vacunadas arrojan al virus vivo a través de sus heces. A partir de ese momento, el virus se puede propagar en la comunidad y, con el paso del tiempo, adquirir una forma que puede provocar parálisis y dar inicio a nuevas epidemias.

Muchas naciones que eliminaron la polio optaron hace décadas por vacunas inyectables que incluyen un virus muerto para evitar estos riesgos; los países nórdicos y Holanda nunca usaron la vacuna oral. El objetivo final es que todo el mundo use las vacunas inyectables una vez que se erradique la polio en su estado natural, pero algunos científicos argumentan que el cambio debería hacerse antes.

“Probablemente nunca podríamos haber superado la polio en el mundo en desarrollo sin la (vacuna oral), pero este es el precio que estamos pagando ahora”, dijo el doctor Paul Offit, director del Centro de Educación sobre Vacunas del Hospital Infantil de Filadelfia. “La única forma en que vamos a eliminar la polio es eliminando el uso de la vacuna oral”.