Coalición Provida y Familia exige un “cese y desista” de vacunación obligatoria

893
ARCHIVO - La farmacista Hollie Maloney prepara una jeringa con la vacuna contra COVID-19 desarrollada por Pfizer en Portland, Maine, el 2 de marzo de 2021. (AP Foto/Robert F. Bukaty, Archivo).

l presidente de la Coalición Provida y Familia, Mario Rosario Maisonet le envió el lunes una carta al gobernador Pedro Rafael Pierluisi Urrutia en la que le piden el cese y desista de las Órdenes Ejecutivas para obligar la vacunación compulsoria contra el COVID-19 en o antes del lunes, 7 de febrero.

“En la actualidad ya tenemos suficiente demostración de que la vacunación por Covid no ha sido la solución universal y absoluta. Puerto Rico goza de ser una jurisdicción altamente vacunada. Aun siendo una mayoría vacunada, tanto vacunados como no vacunados podemos contagiar y ser contagiados. La población de los niños y jóvenes es la menos golpeada por el virus. En Estados Unidos de América, 45 estados no requieren la vacunación compulsoria de estudiantes K-12 y similar en mayoría de las naciones de Europa y el mundo”, reza la carta enviada al gobernador.

“Hoy, nos unimos nuevamente para expresar el contundente rechazo a la obligatoriedad de la inoculación como condición para acceder los servicios esenciales y en menoscabo de otros derechos fundamentales. Le hacemos un llamado urgente a cesar los decretos con dichas directrices que estimamos son contradictorias, innecesarias y excesivas”, añade la carta.

La Coalición destaca que “el disloque social y la desigualdad provocada por la obligatoriedad nos marca a todos: vacunados y no vacunados. Situaciones que nunca debieron ocurrir, que tienen nombre y rostro.”

“El decreto de la obligatoriedad ha provocado el quebrantamiento de múltiples facetas en nuestro diario vivir. Tanto para acceder a la educación, como para ganarnos el sustento y para acceder servicios esenciales. La obligatoriedad ha resultado excesivamente impositiva cargando demasiado a la familia puertorriqueña e interponiendo requisitos por encima de lo razonable. Además, han creado un enorme disloque familiar y laboral resultando en un desbalance social en muchísimas facetas”, concluyó Rosario Maisonet.