CUD reclama discrimen contra el Pequeño Comerciante

4144

El presidente del Centro Unido de Detallistas (CUD), Jorge Argüelles Morán, cuestionó el lunes, el por qué los grandes comercios están violentando la orden de cierre parcial decretado por la gobernadora de Puerto Rico, vendiendo artículos que no son medicamentos ni alimentos, en perjuicio del pequeño y mediano comerciante al que no se le permite abrir.

La gobernadora Wanda Vázquez Garced decretó un toque de queda como medida preventiva para reducir los contagios del coronavirus COVID-19 entre la población, que incluyó un cierre parcial de los comercios a partir de las 6:00 de la tarde del domingo hasta el 30 de marzo del 2020.

“Nos parece una falta de respeto y de solidaridad con nuestro pueblo la postura asumida por empresas como Wal-Mart y otras. Según nos denunciara un grupo de comerciantes del área de Humacao, Wal-Mart estaba vendiendo gomas para automóviles, televisores plasmas, juguetes y otros artículos que se apartan de lo que son medicamentos o alimentos, razón por la cual se les eximió del cierre. Ellos participaron en la misma reunión que nosotros el sábado pasado en La Fortaleza, donde se habló de dejar abiertos aquellos comercios para venta de productos farmacéuticos, alimentos, equipos médicos y gasolina, pero en ningún momento se autorizó a vender otros productos o equipos, por cuanto muchos pequeños y medianos comercios responsablemente cerraron sus puertas”, aseguró Argüelles Morán en comunicación escrita.

Por otro lado, confirmó que “hemos recibido denuncias de que la policía amenaza con impartir multas a tiendas de conveniencia y colmados porque supuestamente tienen una fila esperando fuera del negocio para entrar o tienen lo que consideran demasiados dentro de la tienda, cosa que no se les señala a comercios de mayor tamaño como supermercados, megatiendas y farmacias de cadena, donde hemos visto aglomeración de público aún mayor y para los cuales la policía no actúa”.

Recalcó que, “una vez más, Wal-Mart de Puerto Rico demuestra el poco compromiso que tiene para con Puerto Rico y se está sirviendo con la cuchara ancha, en perjuicio del pequeño y mediano comerciante que no podido abrir sus comercios, respetando la orden de cierre parcial decretado por la gobernadora”.

Como parte de sus reclamos en defensa de los PYMES, “exigimos que a todo establecimiento o cadena que se le está permitiendo abrir se limiten sus ventas a fármacos y alimentos, gasolina equipos médicos y se prohíba la apertura de puestos de comida para consumo dentro de esos establecimientos, ya que restaurantes y cafeterías están desprovistos bajo esta orden ejecutiva y sería promover competencia desleal y alentar que ciudadanos estén frecuentando estas tiendas con el propósito de comprar otros artículos no previstos en la orden ejecutiva, propiciando el que se viole las disposiciones del toque de queda que claramente limita que el ciudadano abandone su hogar para la compra de alimentos, fármacos, gasolina y equipos médicos

Exhortó a la gerencia de las tiendas Walmart, así como de las otras cadenas de farmacias, megatiendas o establecimientos autorizados, a ceñirse a la venta de medicamentos o alimentos, que fue la razón por la cual se les permitió operar bajo la orden ejecutiva OE-2020-023. “El Departamento de Asuntos del Consumidor (DACO) debe emitir orden clara al respecto, y si ya lo hizo, asegurarse de que se cumpla”, afirmó.

En cuanto al Departamento de Hacienda, opinó que deberían aprobar una extensión en la radiación de las plantillas informativas, ya que los contables “no podrán abrir sus oficinas para tramitar remotamente en SURI y están imposibilitados de conseguir la información necesaria (seguro social) del suplidor de sus clientes, que tampoco estarán operando”.

Confirmó además que, los dueños de hogares de ancianos, de cuidado de menores y mujeres maltratadas están confrontando problemas para adquirir alimentos para sus huéspedes pues se les están limitando la compra de artículos, aun cuando están presentando evidencia de que no son acaparadores y que trabajan para uno de estos centros.

Arguelles Morán concluyó que “se debe aclarar que ningún negocio debe estar abierto al público después de las 9:00 de la noche, pues no se supone que haya público fuera de los hogares a menos que sea una emergencia para acudir a un hospital. No hace sentido que permanezcan abierto después que comience el toque de queda…permitirlo fomenta el que haya público frecuentando estos negocios”.

Fundado en 1891, el Centro Unido es el representante oficial del pequeño y mediano comerciante en Puerto Rico. Para más información sobre la Convención y los servicios y programas que ofrecemos, puede comunicarse al teléfono (787) 641-8405 o acceder a www.centrounido.com.