Destacan valor de veteranos boricuas en ceremonia del Día de los Borinqueneers

450

El gobernador de Puerto Rico, Pedro R. Pierluisi, participó de la ceremonia de reconocimiento con motivo del Día de los Borinqueneers, realizada en el Cementerio Nacional en Bayamón. Durante su alocución, el primer ejecutivo resaltó a los Borinqueneers como la representación más digna del legado de servicio de tantas mujeres y hombres puertorriqueños que han vestido el uniforme de las Fuerzas Armadas, destacando que su ejemplo de gallardía y valor les ganó, la Medalla de Oro Congresional, reconocimiento que se otorgó a raíz del proyecto de ley que radicó Pierluisi mientras fue Comisionado Residente, junto al representante Bill Posey, en 2013. Además, por ley federal, se dedicó el 13 de abril como el día de los Borinqueneers, lo que constituye una profunda expresión de agradecimiento nacional en reconocimiento a su desprendimiento y patriotismo.

“Tengo que decirles que el día que se celebró la aprobación la legislación que les otorgaba la Medalla de Oro, en ambos cuerpos del Congreso, fue uno de los momentos más transcendentales de mis ocho años como Comisionado Residente. Y es que el servicio militar es la muestra más grande de compromiso con los ideales democráticos que promulgamos y ostentamos los ciudadanos americanos. Hoy nos unimos para expresar nuestro profundo agradecimiento por sus sacrificios y sus contribuciones en los campos de batalla, y al mismo tiempo ese agradecimiento se centra en algo más grande aún, va más allá de lo que hicieron al servir en el ejército. Nuestro agradecimiento también se sostiene en lo que hicieron después, en la calidad de ciudadanos que son o que fueron”, sostuvo el primer ejecutivo.

Además, Pierluisi destacó que “una de las cosas que más me mueve en la lucha por la igualdad de cada ciudadana y ciudadano americano en Puerto Rico es lograr que nuestros soldados y veteranos puertorriqueños disfruten de los mismos servicios y los mismos derechos que sus conciudadanos en los estados. Ese derecho se lo ganaron con su servicio, con su sangre y muchos con su vida. Y por eso seguimos luchando por ellos y ellas sin descanso y sin pausa. Nunca me voy a cansar de reconocer la excepcionalidad de personas como nuestros Borinqueneers, y como todos nuestros soldados y veteranos, que están dispuestos a poner su vida en peligro para defender y proteger a sus hermanos, para preservar los valores democráticos que están representados en esa bandera, en ese uniforme y en ese heroísmo. ¡Que afortunados somos los puertorriqueños de tener esa clase de ser humano que está dispuesto a dar un paso al frente para velar por nuestros derechos!”.