El equipo para protección personal, que era escaso en las primeras semanas de la crisis del COVID-19 en Estados Unidos, vuelve a serlo ahora que se acelera nuevamente el contagio y aumenta el número de enfermos hospitalizados.

Un sindicato nacional de personal de enfermería teme que se deban reutilizar los elementos de protección. Una asociación médica advierte que los consultorios están cerrados por falta de mascarillas y otros elementos. Los legisladores demócratas están presionando al gobierno del presidente Donald Trump para que adquiera y distribuya equipos, anticipando el agravamiento de la crisis al comenzar el otoño en el hemisferio norte.

“Hace cinco meses que esto empezó y todavía hay escasez de batas, gorras, cobertores de calzado, mascarillas sencillas y mascarillas N95”, dijo Deborah Burger, presidenta del sindicato nacional de enfermería, citando una encuesta de afiliados. “Las entregan en poca cantidad y nos dicen que las reutilicemos”.

Cuando estalló la crisis en marzo y abril en focos de infección como la ciudad de Nueva York, la situación era tan desesperante que el personal de enfermería improvisaba batas con bolsas plásticas para la basura. La falta de equipos obligaba a estados y hospitales a competir entre ellos, con el gobierno federal y con otros países en disputas costosas y desesperadas.

En general, la provisión de material protector es más sólida ahora y muchos estados y las grandes cadenas de hospitales dicen estar en mejor situación, pero los profesionales de la salud y algunos legisladores dudan de que sea así en la medida que vuelve a aparecer la escasez.

La doctora Aisha Terry, profesora de medicina de emergencia de la Universidad George Washington, dijo que tiene el equipo de protector que necesita, pero que las zonas rurales tienen mucho menos acceso.

“Creo que, en general, la producción, distribución y acceso han mejorado”, dijo Terry. “Pero hay temor de que nos volvamos complacientes” y disminuyan las provisiones en algunos lugares.

La Asociación Médica Estadounidense escribió a la Agencia Federal de Manejo de Emergencias (FEMA por sus siglas en inglés), al vicepresidente Mike Pence como jefe de la comisión del gobierno para enfrentar la pandemia y a legisladores para reclamar una estrategia nacional coordinada de adquisición y asignación de equipos.

La representante demócrata Carolyn Maloney, de Nueva York, emitió un memorando antes de una audiencia legislativa en la que mencionó su preocupación por los problemas inminentes en la cadena de suministros. Su informe se basó en entrevistas con empleados no identificados de fabricantes de equipos médicos, uno de los cuales advirtió que la materia prima para las batas es inasequible a precio alguno en la cantidad necesaria, lo que provocaría una situación “insostenible”.



¡Joven, este mensaje es para ti! Estás entre las edades de 12 a 19 años y estudias en el sistema público del país. Queremos conocer tu historia de éxito. Registro para participar de los nuevos "influencers"




En casa aprendo presenta, de forma dinámica y entretenida, un currículo de las materias de español, inglés, ciencias, matemáticas, estudios sociales, bellas artes y educación física.