El sector agrícola experimentó una rápida recuperación tras los huracanes Irma y María

716

Durante el séptimo día en el que se celebran las Vistas de Transición, el secretario del Departamento de Agricultura, Carlos Flores Ortega, presentó hoy los logros alcanzados bajo su administración y las iniciativas que requieren continuidad con el propósito de fortalecer la industria agrícola de la Isla.

Flores Ortega indicó la necesidad de llevar a su máxima capacidad competitiva las actividades agrícolas con mayor viabilidad económica, de mayor demanda y potencial para la comercialización local y de exportación, además de proveer alimentos de alta calidad, creación de empleos y el respeto y protección de nuestros recursos naturales no renovables.

El Departamento ha estado en constante revisión de los procesos administrativos y de gastos con la intención de generar economías operacionales como eliminación de pago de rentas, contratos de servicios profesionales, reducción de un 20 por ciento en gastos de puestos de confianza, consolidación de oficinas de apoyo, ajustes en compras y relocalización de personal. De igual forma, incorporar actividades que generen ingresos propios como inspección y licenciamiento en la industria de cáñamo y certificaciones de calidad de café.

El secretario afirmó que el fortalecimiento y coordinación efectiva con las agencias del Departamento de Agricultura Federal (USDA) ha puesto a los agricultores puertorriqueños en una posición muy favorable al recibir sobre $450 millones en los pasados cuatro años, una vez y media más de lo que se otorga en el presupuesto para los programas regulares de incentivos y subsidios en el DA anualmente.

Además, el titular reconoció estar conscientes de la situación económica que atraviesa el Gobierno y las condiciones que dicta la Junta de Supervisión Fiscal (JSF) con las economías y recortes de presupuesto anual es por lo que se ha transformado los subsidios a incentivos por producción para obtener el mejor retorno por inversión (ROI) en las ayudas a los agricultores.

Adicional a esto, el Departamento logró desarrollar estrategias para digitalizar e incluir la tecnología en los procesos rutinarios. Con cada evento de emergencia se identificaron oportunidades para fortalecer áreas de apoyo particularmente; informática, estadísticas, comunicaciones en las redes, finanzas, uso de DRONES, plantas eléctricas en almacenes y oficinas, adquisición de unidad de transporte de combustible diésel para distribución interna y unidades de vehículos 4X4 para salir al campo en condiciones de riesgo con el fin de generar la información para los estimados de pérdidas.

En respuesta a la pandemia del COVID-19 y los pasados sismos ocurridos en la región suroeste del país, se adquirió una unidad móvil con planta eléctrica como Oficina de Emergencias para atender a los agricultores y que los servicios no se vieran interrumpidos.

Bajo el Plan Agrícola establecido en su incumbencia compuesto por 38 iniciativas medulares 17 han sido desarrolladas el 100 por ciento, mientras que 11 están sobre 50 por ciento de ejecución y unas 10 se lograron llevar de 0 a 40 por ciento para un 72 por ciento de cumplimiento total.

El secretario destacó que un total de 96 agroempresarios se han beneficiado desde enero 2017 hasta el momento, a través del Programa de Mercadeo del Fondo de Innovación para el Desarrollo Agricola (FIDA) quien subvencionó su participación en 20 eventos promocionales; 17 locales con 84 participantes y 3 internacionales con 12 participantes promoviendo la innovación, elaboración y valor añadido de productos agrícolas. Estos eventos incluyen la Marca “Del País Puerto Rico” y la Campaña “Come bien, come Saludable” como motivo proporcional. La inversión total asciende a $140,309 ($114,839 eventos locales y $25,470 en eventos internacionales) de los cuales $129,309 son con fondos federales y $11 mil fondos de FIDA. En colaboración con Supermercados Selectos para promover productos locales se identificaron bajo la etiqueta “Del País, Puerto Rico”.

En conjunto con el Departamento de Educación (DE) se logró el arrendamiento de varias escuelas desplazadas en su plan de reorganización para ser utilizadas en actividades agrícolas. Ejemplo de ello en el municipio de Aguada una escuela fue reconvertida a empresa de procesamiento de Cacao, en Maricao para adiestramiento y facilidades de actividades agrícolas y en Maunabo para un Centro de Acopio y empaque de productos agrícolas todas a través de organizaciones comunitarias y de agricultores de la zona en un esfuerzo sólido con el DA.

A través de la iniciativa, Consolidación de Mercados Institucionales, se logró implantar un diseño y modelo de Mercado Familiar mucho más atractivo, con todas las exigencias de inocuidad de alimentos para garantizar la salud del consumidor. La cantidad de agricultores participantes aumentó y las ventas de productos agrícolas estuvo garantizada bajo visitas de inspección rutinarias de agrónomos a las fincas para asegurar que la producción fuera una netamente local y no importada.

Los Mercados Familiares fue un concepto que comenzó para los años 90 y que fue evolucionando hasta lograr a través de fondos federales de asistencia nutricional la participación conjunta con el Departamento de la Familia (DF) en compras directas a agricultores a través de la tarjeta del PAN. Éstos consisten en el intercambio de los beneficios que posee cada participante cualificado por productos frescos y de calidad. Durante los pasados cuatro años previo a nuestra administración se logró impactar cinco de diez regiones que componen el Departamento de la Familia, alcanzando cerca de 30 municipios. Para el año 2019 ya habíamos logrado impactar las 10 con presencia en los 78 Municipios incluyendo Vieques y Culebra. Cabe destacar que los mercados se implementaron nuevamente mediante la modalidad de servi-carro respetando todos los protocolos de seguridad ante el virus del COVID.

Además bajo está administración se creó la Oficina para el Licenciamiento e Inspección del Cáñamo (OLIC) y luego de la aprobación del USDA, Puerto Rico cuenta con 65 licencias de cultivo y 13 licencias de manufactura con miras a cultivar y sembrar de 10 mil cuerdas.

Por otra parte, el titular, resaltó que pese a ser impactados por los huracanes Irma y María, la actividad agrícola experimentó una rápida recuperación y crecimiento durante el 2018-2019 alcanzando un valor de $770.8 millones en el IBA. Esto representó un aumento de $38.2 millones comparado con el año anterior que fue de $732.5 millones.

Los principales productos en el área de cultivos que experimentaron crecimiento fueron los plátanos, guineos, vegetales, ornamentales, hortalizas principalmente tomates y frutales como el mango, con una aportación al IBA de $ 181.8 millones o un 23.6 por ciento del total agrícola. Mientras que las empresas de café, cítricas y pesca aún se encuentran en su etapa de recuperación debido al tiempo que toma su crecimiento o la construcción de facilidades para su optima operación.

En el área de los pecuarios principalmente se experimentó una fuerte recuperación y crecimiento en la producción de leche, carne de pollo, carne de cerdo y huevos ascendente a $321.1 millones o un 41.4 por ciento del total agrícola. La composición del Ingreso Bruto ha mantenido una tendencia a un crecimiento sostenido del área de las cosechas 4 por ciento y una reducción en los pecuarios de 5 por ciento.

A través del Programa de Infraestructura Agrícola se han creado un total de 702 nuevas empresas de alimentos o expansión a las existentes donde el DA ha invertido la cantidad de $34.8 millones en los pasados tres años. Este programa incentivó hasta el 50 por ciento del costo de proyectos nuevos o expansiones hasta $250 mil anuales. Los principales proyectos beneficiados por este programa son ganadería de leche, hidropónicos, pollos parrilleros, producción de huevos, café, farináceos, ornamentales y hortalizas.

La recuperación y crecimiento agrícola ha contado con la inyección de fondos federales directamente a los productores, principalmente, por daños a las cosechas y los terrenos agrícolas. Entre las agencias de mayor aportación en la recuperación de los desastres climatológicos y pandemia, se encuentra Farm Service Agency “FSA”, que ha provisto sobre $292.6 millones en asistencia mediante la administración de los programas y préstamos agrícolas, lo cual ha contribuido a la recuperación después de los huracanes Irma y María y las dificultades durante la pandemia.

“La agroindustria ha demostrado una gran capacidad para emprender y desarrollar nuevos productos de conveniencia y de mayor remuneración para el agricultor que produce la materia prima para la venta o el que opera un negocio agrícola vertical donde provee su propia materia prima. Los proyectos de sofrito, bebidas de caña y frutas, rones artesanales, producción de hortalizas en ambiente controlado y en unidades modulares tipo contenedores, y los proyectos de nueva creación como la siembra de Cáñamo, la instalación de modulares a escala para el desarrollo de productoras de pollos y conejos, la utilización de semilla de plátano y guineo a través de cultivo de tejido o micropropagación, la utilización de nuevas técnicas de propagación de café y la instalación de vaquerías robóticas son algunas de las actividades que crean una agricultura más diversificada, competitiva y resiliente”, manifestó el secretario.

Actualmente, el balance entre las importaciones y la producción local de alimentos por los pasados ocho años ha sido 85 por ciento /15 por ciento .

Mientras que la utilización del recurso suelo para actividades agrícolas es indispensable en la producción de alimentos. La Autoridad de Tierras de Puerto Rico ha aumentado la cantidad de terrenos para actividades agrícolas en los pasados tres años alcanzando unas 16,746 cuerdas en arrendamientos nuevos y la recuperación de 3,446 cuerdas que estaban arrendadas, pero no es uso agrícola.