Entra en escena la comisión que investiga ataque al Capitolio

155
ARCHIVO - Partidarios violentos de Donald Trump tratan de rebasar una barrera policial en el Capitolio en Washington el 6 de enero del 2021. (AP Foto/John Minchillo)

La audiencia del jueves comenzará con el testimonio de la primera policía atacada por la turba y de un documentalista que rastrea al grupo extremista Proud Boys, que se preparó para luchar por Trump inmediatamente después de las elecciones y encabezó el asalto al Capitolio.

También contará con declaraciones de asistentes y familiares de Trump, entrevistados a puerta cerrada, sobre el violento asalto que, según demócratas y otros, puso la democracia estadounidense en peligro.

“Cuando uno escucha y comprende la extensa conspiración y el esfuerzo para tratar de corromper cada palanca y agencia del gobierno involucrados en esto, se le ponen los pelos de punta”, dijo la representante demócrata Elaine Luria, demócrata de Virginia e integrante del panel, en una entrevista.

“Pienso que conectándolo todo en un lugar y una narrativa coherente ayudará al pueblo estadounidense a entender mejor lo sucedido el 6 de enero y las amenazas que eso podría representar en el futuro”, añadió.

La pesquisa del panel sobre el asalto al Capitolio comenzará mostrando cómo la tradición del país de una transferencia pacifica del poder presidencial estuvo cerca de llegar a su fin. Reconstruirá la manera en que Trump se negó a admitir su derrota en la elección de 2020, diseminó rumores falsos de fraude electoral y orquestó una campaña pública y privada sin precedentes para revertir la victoria de Biden.

El resultado de las próximas semanas de audiencias quizá no cambie sentimientos ni mentalidades en una nación sumamente polarizada, pero la investigación, con 1.000 entrevistas, tiene como objetivo ser una documentación pública para la historia. El reporte final buscará proveer un recuento del ataque más violento al Capitolio desde que los británicos lo incendiaron en 1814 y garantizar que un incidente así no vuelva a suceder.

Sin ofrecer disculpas aún, Trump desestima la pesquisa como ilegítima —e incluso declaró el jueves en las redes sociales que el 6 de enero “representó el mayor movimiento en la historia de nuestro país”.

Los disturbios dejaron más de 100 policías heridos, muchos golpeados y ensangrentados, al tiempo que una multitud de alborotadores pro-Trump, algunos armados con tubos, bates y gas lacrimógeno irrumpió en el Capitolio. Al menos nueve personas que estaban allí murieron durante y después de los disturbios, entre ellas una mujer a la que la policía disparó y mató.

Las emociones siguen a flor de piel en el Capitolio y la seguridad para las audiencias será estricta. Agentes de la ley y orden han reportado un aumento en amenazas violentas contra congresistas.

Con ese trasfondo, el panel tratará de hablarle a un país dividido de cara a las elecciones intermedias, cuando los votantes decidirán cuál partido controlará el Congreso. La mayoría de las cadenas televisivas transmitirán las audiencias en vivo, a excepción de Fox News Channel.

Bennie Thompson, demócrata de Mississippi que preside el panel y defensor de los derechos civiles, y Liz Cheney, republicana por Wyoming, vicepresidenta del panel e hija del exvicepresidente Dick Cheney, sentarán el tono con las declaraciones de apertura.

Los dos líderes legislativos delinearán lo que la comisión ha aprendido sobre los acontecimientos precedentes a ese agitado día de enero de 2021 en que Trump envió a sus partidarios al Congreso a “pelear como demonios” por su presidencia cuando los legisladores realizaban la tarea rutinaria de certificar los resultados de la elección de noviembre.

“La gente va a tener que seguir dos caminos de acontecimientos que se cruzaron. Uno será el intento de anular la elección presidencial, esa es una historia horrorosa de por sí”, subrayó el representante demócrata Jamie Raskin, miembro del panel, en una entrevista. “La otra será la secuencia de acontecimientos que llevó al ataque de una turba violenta al Capitolio para frenar el conteo de los votos del Colegio Electoral e impedir la transferencia pacífica del poder”.

Primero se escucharán relatos de policías que se enfrentaron directamente con los agresores, con testimonio de la policía del Capitolio Caroline Edwards, que fue herida severamente en el ataque. También se presentará el jueves el documentalista Nick Quested, que filmó a los extremistas Proud Boys irrumpiendo en el Capitolio. Algunos miembros de ese grupo han sido ya imputados, al igual que miembros del grupo Oath Keepers, de cargos poco comunes de sedición por el ataque estilo militar.

Además del testimonio de testigos, el panel mostrará presentaciones multimedia, incluso video y audio no revelados hasta ahora y una “montaña de evidencia”, dijo un asistente del panel que insistió en preservar el anonimato. Habrá recuentos grabados de altos colaboradores de Trump en la Casa Blanca, el gobierno y la campaña, además de miembros de su familia, dijo.

Es probable que se comparta la información que la hija de Trump, Ivanka Trump, quien instó a su padre a frenar a los alborotadores, ofreció en una audiencia privada ante el comité.

En las semanas que siguen, se espera que el panel detalle la campaña pública de Trump para anular el resultado electoral y las presiones que ejerció sobre el Departamento de Justicia para revertir su derrota, pese a decenas de fracasos en las cortes y el hecho de que su propio secretario de Justicia afirmó que no hubo fraude en una escala que pudiera haber inclinado los resultados a su favor.

El panel, formado por nueve legisladores, enfrentó obstáculos desde el inicio. Los republicanos bloquearon la formación de un organismo independiente que investigara el ataque del 6 de enero de la misma manera en que la Comisión 9/11 investigó los ataques terroristas del 11 de septiembre de 2001.

En lugar de ello, la presidenta de la cámara baja, la demócrata Nancy Pelosi, guio la creación del panel en el Congreso pese a las objeciones del líder de la minoría senatorial republicana Mitch MConnell. Pelosi rechazó a legisladores nombrados por los republicanos que votaron el 6 de enero contra la certificación de los resultados electorales, escogiendo a los miembros que prefería para el comité.

Trump ha rechazado la investigación, diciendo que es ilegítima y muchos republicanos se aprestan a defenderle.

La legisladora de Nueva York Elise Stefanik dijo en una conferencia de prensa de líderes republicanos que las audiencias televisadas del panel no son más que una campaña de calumnias contra el expresidente, su partido y sus partidarios.

Pero, en muchos aspectos, el asalto fue iniciado poco después del Día de la Elección, cuando Trump dijo falsamente que la votación fue manipulada y se negó a admitir su derrota una vez Biden fue declarado el ganador.

Se espera que las audiencias presenten públicamente una serie de personajes, algunos conocidos, otros elusivos y lo que ellos dijeron e hicieron cuando Trump y sus aliados trataban de revertir el resultado electoral.

La población se enterará de las acciones de Mark Meadows, el jefe de despacho del presidente, cuyos más de 2.000 mensajes de texto dieron al panel una panorama de las maniobras en tiempo real para mantener a Trump en la presidencia. O de John Eastman, el profesor conservador de Derecho que fue el arquitecto del infructuoso plan para convencer al vicepresidente Mike Pence de que suspendiera la certificación del 6 de enero. Y de funcionarios del Departamento de Justicia que amenazaron con renunciar en lugar de acceder a las propuestas de Trump.

Algunos legisladores se han visto también atrapados en la pesquisa, entre ellos el líder de la minoría republicana en la Cámara de Representantes, Kevin McCarthy, que desafió las citaciones del panel para que diera su testimonio.

El Departamento de Justicia ha arrestado y presentado cargos contra más de 800 personas por los actos de violencia de ese día, en la mayor redada de su historia.