FDA anuncia niveles de acción del plomo en categorías de alimentos procesados para bebés

47
Baby food is seen on a grocery shelf in 2012. (AP Photo/Matt Sayles)

La Administración de Alimentos y Medicamentos de Estados Unidos (FDA, por sus siglas en inglés) anunció hoy una guía preliminar para la industria sobre los niveles de acción del plomo en alimentos procesados para bebés y niños menores de dos años, con el fin de ayudar a reducir los posibles efectos en la salud de esta población vulnerable de la exposición al plomo en su alimentación. Los niveles de acción propuestos darían como resultado reducciones significativas de las exposiciones al plomo procedentes de los alimentos, al tiempo que garantizarían la disponibilidad de alimentos nutritivos. La acción de hoy es parte del plan Closer to Zero (Más cerca de cero), que establece una estrategia basada en la ciencia de la FDA para reducir continuamente la exposición al plomo, arsénico, cadmio y mercurio a los niveles más bajos posibles en los alimentos que consumen los bebés y los niños pequeños.

«Durante más de 30 años, la FDA ha estado trabajando para reducir la exposición al plomo, y a otros contaminantes ambientales, procedente de los alimentos. Este trabajo ha dado como resultado una disminución drástica en la exposición al plomo procedente de los alimentos desde mediados de la década de 1980. Los niveles de acción propuestos anunciados hoy, junto con nuestro trabajo continuo con nuestros socios estatales y federales, y con la industria y los productores para identificar estrategias de mitigación, darán como resultado reducciones significativas y sostenibles en la exposición a este contaminante de los alimentos», dijo el comisionado de la FDA, el Dr. Robert M. Califf. «Para los bebés y niños pequeños que consumen los alimentos cubiertos en la guía preliminar de hoy, la FDA estima que estos niveles de acción podrían dar lugar a una reducción de hasta un 24-27 % en la exposición al plomo proveniente de estos alimentos».

Los alimentos cubiertos por la guía preliminar, Niveles de acción en relación con el plomo en los alimentos destinados a bebés y niños pequeños, son aquellos alimentos procesados, como alimentos envasados en frascos, bolsas, recipientes y cajetillas, y destinados a bebés y niños pequeños menores de dos años. La guía preliminar contiene los siguientes niveles de acción:

  • 10 partes por mil millones (ppb, por sus siglas en inglés) para frutas, verduras (excluidas las verduras de raíz de un solo ingrediente), mezclas (incluidas las mezclas a base de granos y carne), yogures, natillas/pudín y carnes de un solo ingrediente.
  • 20 ppb para verduras de raíz (ingrediente único).
  • 20 ppb para cereales secos.

La FDA considera que estos niveles de acción se pueden alcanzar si se toman medidas para minimizar la presencia de plomo y espera que la industria se esfuerce por reducir continuamente este contaminante. Los alimentos para bebés tienen diferentes niveles de acción, para tener en cuenta las variaciones en los niveles de consumo de diferentes productos alimenticios y debido a que algunos alimentos absorben mayores cantidades de plomo del medio ambiente. Los niveles de acción son una herramienta normativa que la FDA utiliza para ayudar a reducir los niveles de contaminantes químicos en los alimentos cuando un cierto nivel de contaminante es inevitable, por ejemplo, debido a factores ambientales. Para identificar los niveles de acción para las categorías de alimentos, la agencia consideró, entre otros factores, el nivel de plomo que podría contener un alimento sin que la exposición alimentaria exceda el nivel de referencia provisional de la FDA, una medida de la contribución del plomo en los alimentos a los niveles de plomo en sangre.

Así como las frutas, las verduras y los cultivos de granos absorben fácilmente nutrientes vitales del medio ambiente, estos alimentos también absorben contaminantes, como el plomo, que pueden ser perjudiciales para la salud. Sin embargo, la presencia de un contaminante no significa que los alimentos no sean seguros para el consumo. La FDA evalúa el nivel del contaminante en los alimentos y la exposición en función del consumo para determinar si los alimentos constituyen un posible riesgo para la salud. Aunque no es posible eliminar estos elementos por completo del suministro de alimentos, esperamos que los niveles de acción recomendados hagan que los fabricantes implementen medidas agrícolas y de procesamiento para reducir los niveles de plomo en sus productos alimenticios por debajo de los niveles de acción propuestos, reduciendo así los posibles efectos perjudiciales asociados con la exposición al plomo procedente de los alimentos. Si bien no es vinculante, la FDA consideraría estos niveles de acción, además de otros factores, a la hora de considerar si se deben tomar medidas de aplicación de la ley en un caso en particular.

«Los niveles de acción en la guía preliminar de hoy no tienen como objetivo orientar a los consumidores en la toma de decisiones sobre los alimentos. Para favorecer el crecimiento y desarrollo infantil, recomendamos a los padres y cuidadores que alimenten a los niños con una dieta variada y rica en nutrientes dentro de los principales grupos de alimentos: verduras, frutas, granos, lácteos y proteínas», indicó Susan Mayne, Ph.D., directora del Centro de Seguridad de los Alimentos y Nutrición Aplicada de la FDA. «Este enfoque ayuda a sus hijos a obtener nutrientes importantes y puede reducir los posibles efectos perjudiciales de la exposición a contaminantes de los alimentos que absorben contaminantes del medio ambiente».

Como parte de nuestra estrategia, y como se estableció en el 2021 cuando la FDA publicó Closer to Zero, la agencia se compromete a evaluar si los niveles de acción deben reducirse aún más, en función de la evolución de la ciencia sobre los impactos en la salud y las técnicas de mitigación, y los aportes de la industria sobre la capacidad de alcanzarlos. Esperamos que los niveles de acción preliminares anunciados hoy, junto con los niveles de acción preliminares del plomo en jugos anunciados en el 2022, den como resultado niveles aún más bajos de plomo en el suministro de alimentos de Estados Unidos. En el futuro, la agencia continuará recopilando datos y colaborando con socios federales a fin de establecer la base científica para determinar niveles de referencia provisionales para el arsénico, el cadmio y el mercurio. Además, la FDA considerará los más de 1100 comentarios que recibió en noviembre de 2021 durante la reunión pública «Plan de acción Closer to Zero: Impactos de la exposición a elementos tóxicos y la nutrición en diferentes etapas cruciales de desarrollo para bebés y niños pequeños«, con el fin de informar sobre su estrategia de cara a las futuras acciones planificadas en materia de contaminantes y fomentar el compromiso, la educación y el intercambio de datos e información públicos.

La FDA organizará un seminario por Internet para proporcionar una descripción general de la guía preliminar y responder las preguntas de los interesados. En breve se anunciarán más detalles sobre el seminario por Internet.

La FDA, una dependencia del Departamento de Salud y Servicios Sociales de los Estados Unidos, protege la salud pública asegurando la protección, eficacia y seguridad de los medicamentos tanto veterinarios como para los seres humanos, las vacunas y otros productos biológicos destinados al uso en seres humanos, así como de los dispositivos médicos. La dependencia también es responsable de la protección y seguridad de nuestro suministro nacional de alimentos, los cosméticos, los suplementos dietéticos, los productos que emiten radiación electrónica, así como de la regulación de los productos de tabaco.