Gobernador afirma está encaminada la transformación energética hacia fuentes renovables

249
Foto de archivo: La Fortaleza

En vías de que Puerto Rico tenga un sistema de generación energética renovable y sostenible, el gobernador, Pedro R. Pierluisi, solicitó hoy a la Junta de Supervisión y Administración Financiera (JSAF) que respalde la decisión del Negociado de Energía de Puerto Rico (NEPR) en torno a la construcción de 18 proyectos para el almacenamiento y distribución de energía fotovoltaica que tendrán una capacidad de hasta 844.8 MW.

Asimismo, aseguró que tan pronto esto suceda la Autoridad de Energía Eléctrica (AEE) trabajará con transparencia y agilidad para dar paso a los proyectos.

“Como gobierno seguiremos trabajando en la transformación de nuestro sistema eléctrico en uno resiliente, confiable, limpio y asequible. La aprobación por parte del NEPR a estos proyectos son buenas noticias para Puerto Rico y nos acercan cada vez más a cumplir con nuestra meta de generar con energía más limpia y estable. Espero que la Junta pueda atender este asunto con la premura que corresponde una vez sean sometidos los proyectos prontamente, para que la AEE pueda de inmediato comenzar a encaminarlos”, sostuvo Pierluisi.

Precisamente ayer el primer ejecutivo firmó un Acuerdo de Entendimiento (MOU, por sus siglas en inglés) con el Departamento de Energía del gobierno federal (DOE, por sus siglas en inglés) para el desarrollo de una red de energía resiliente y sostenible. Esto garantizará que Puerto Rico cuente con las herramientas y los recursos necesarios para capitalizar la oportunidad de una mejor reconstrucción.

Como parte del MOU, el Gobierno de Puerto Rico, el Departamento de Energía federal, el Departamento de Vivienda y Desarrollo Urbano federal, el Departamento de Seguridad Nacional y la Agencia Federal para el Manejo de Emergencias (FEMA) se comprometieron, entre otras cosas, a aprovechar la experiencia y las capacidades de todas las agencias para identificar oportunidades a corto y mediano plazo que garanticen que los esfuerzos de recuperación estén alineados —o puedan apoyar— los objetivos de energía limpia.