Gobernador destaca logros de Puerto Rico en la lucha contra el COVID-19

476
(Foto de archivo - suministrada)

En una vista pública virtual de la Cámara de Representantes federal sobre el COVID-19 y utilizando el éxito de Puerto Rico con estrategias puntuales para combatir la pandemia, el gobernador, Pedro R. Pierluisi, urgió hoy nuevamente al gobierno de Estados Unidos trato igualitario para la Isla.

“A Puerto Rico se le pide regularmente que haga más con menos. Sin embargo, con el liderazgo adecuado y la despolitización en cuanto al tema de la pandemia, nuestra Isla demostró tener resultados exitosos. Lo que hemos alcanzado con el trato igual que hemos recibido en este tema, ha demostrado que con menos disparidad en los fondos federales para nuestros programas de salud podríamos tener mayores logros”, argumentó el gobernador Pierluisi en la vista pública virtual del Subcomité de la Cámara de Representantes federal sobre la Crisis del Coronavirus, presidida por el congresista James E. Clyburn.

Añadió que, “cuando recibimos un trato igualitario al de los estados, como ha sido con gran parte de los desembolsos federales relacionados con COVID, Puerto Rico ha podido lograr un alto nivel de cuidado para los ciudadanos de nuestro territorio. Hemos podido lograr lo casi imposible: que ningún hospital cierre sus puertas durante la pandemia de COVID-19”.

Durante su alocución el gobernador informó a los congresistas que gracias a los esfuerzos realizados en conjunto con un equipo de profesionales y científicos altamente calificados más del 91.4 por ciento de la población elegible para la vacuna y mayor de cinco años ha recibido al menos una dosis. Mientras, el 81.5 por ciento de la población elegible para la vacuna está totalmente vacunada o con dosis de refuerzo. “Puerto Rico se presenta como líder en el esfuerzo de vacunación de la nación”, reiteró el gobernador.

Pierluisi destacó que en los últimos dos años –mientras que los casos se han disparado en los Estados Unidos y en todo el mundo– el recuento de casos de Puerto Rico se ha mantenido comparativamente bajo. Sin embargo, con el auge de las variantes delta y ómicron, Puerto Rico ha experimentado los recuentos de casos más altos informados hasta la fecha. Se han registrado unos 239 mil casos confirmados en la Isla, y el recuento diario de casos continúa disminuyendo a menos de 2,000 casos confirmados por día.

El gobernador comentó que debido a que Puerto Rico es una Isla “la posibilidad de sobrecargar el sistema de salud siempre ha sido una preocupación, ya que los residentes no pueden trasladarse a un hospital estatal vecino”.

Entre los logros reseñados por el gobernador está la coordinación entre los proveedores de atención médica en la Isla. “Cuando los tratamientos con anticuerpos monoclonales estuvieron ampliamente disponibles, gracias al arduo trabajo del Departamento de Salud federal, Puerto Rico se apoyó en gran medida en las redes de farmacias para garantizar que hubiera una solicitud coordinada de las terapias necesarias cada semana”, dijo el primer ejecutivo.

Por otra parte, y en torno a las órdenes ejecutivas, Pierluisi definió a la actual administración como una “muy proactiva y creativa” por entre otras cosas, requerir a la mayoría de la fuerza laboral estar completamente vacunada, aunque los ciudadanos tienen la opción de mostrar un resultado negativo de la prueba de COVID en lugar de evidencia de vacunacion. A esto se suma, que el gobierno ha exigido a los restaurantes y barras que soliciten a sus clientes un comprobante de vacunación o un resultado negativo de la prueba en todo momento.

“Cada vez que la Isla se ha enfrentado a picos de casos, se han restringido puntualmente tanto la capacidad como el horario comercial en lugares gastronómicos y de entretenimiento”, comentó el primer mandatario.

Por último, Pierluisi solicitó a los miembros del Subcomité que impulsen entre sus colegas el incluir a Puerto Rico en la legislación que aumentaría el porcentaje de asistencia médica federal en el programa Medicaid de un 55 por ciento a un 76 por ciento. De ocurrir lo contrario, los beneficiarios de Medicaid recién inscritos pueden perder su cobertura de salud.

“El progreso sostenido que ha tenido Puerto Rico es difícil cuando la asignación presupuestaria es a corto plazo o insuficiente. Cada vez que pasamos situaciones como estas, Puerto Rico tiene que escalar montañas para responder adecuadamente a cualquier crisis de salud. Nosotros exigimos la misma igualdad que en los estados que al igual que Puerto Rico tienen ciudadanos estadounidenses de los que cuidar”, concluyó el gobernador.