Gobernador y su gabinete participan en ejercicio de mesa de FEMA

112
Foto: Cybernews

El gobernador Pedro Pierluisi y miembros clave de su gabinete participaron el jueves en un ejercicio de mesa de la División Nacional de Ejercicios (NED) de FEMA, para discutir las mejores prácticas identificadas, las lecciones aprendidas y otros temas pertinentes necesarios para una operación de respuesta inmediata ante un escenario de emergencia imprevista, como un terremoto.

Por su parte, el gobernador Pierluisi dijo en comunicación escrita que para el pueblo de Puerto Rico “es vital, de verdadera importancia de vida o muerte, que todas las agencias y entidades gubernamentales trabajen en colaboración para poner en marcha los sistemas y protocolos necesarios para lograr una respuesta de emergencia efectiva y coordinada.  No hay duda de que cuando trabajamos juntos, gobierno estatal y agencias federales, siempre logramos un mejor resultado”.

“Hoy continuamos con nuestra misión de seguir avanzando en este trabajo, asegurándonos de que siempre buscamos nuevas y mejores formas de mejorar nuestra preparación, de adoptar las mejores prácticas probadas y de examinar formas de ser más rápidos y eficaces cuando se produce un desastre.  Estamos concentrándonos en todas las medidas que debemos tomar en caso de que se produzca un terremoto como el que sufrió nuestro pueblo en 2020. Mi administración está plenamente comprometida con la puesta en marcha de todos los componentes necesarios para poder actuar inmediatamente, y por eso todos nuestros líderes están aquí hoy”, añadió Pierluisi.

El ejercicio tuvo lugar en el Centro de Convenciones de Puerto Rico, instalación alternativa pre-designada para responder a un evento significativo o catastrófico.

Los jefes de Departamentos como el de Educación, Salud, Vivienda y Familia de Puerto Rico, entre otros, se unieron al Gobernador Pierluisi en el diálogo que se centró en las acciones de preparación antes del pico de la temporada de huracanes, considerando un terremoto que afectaría a la mayor parte de la isla. El objetivo es ayudar a fortalecer la capacidad de Puerto Rico para planificar, preparar y responder a un terremoto durante la temporada de huracanes, ya que los desafíos pueden aumentar si ocurren varios incidentes simultáneamente.

El ejercicio proporcionó una oportunidad para que los funcionarios de alto nivel responsables de la seguridad de la isla discutieran en un foro no atributivo y neutral, la política y estrategia de seguridad nacional a nivel organizativo del gobierno estatal, donde identificaron y abordaron diversas situaciones y establecieron prioridades. Este es el segundo año consecutivo que el Gobernador y su gabinete participan de un TTX de FEMA, para reforzar las capacidades/habilidades de manejo de emergencias de cada agencia dentro de sus respectivos campos. Este año el ejercicio se basó en un escenario de terremoto, a diferencia del año pasado, en el que se utilizó uno de huracán.

“Nuestras recientes experiencias de respuesta nos ayudaron a revisar los elementos necesarios para organizar y coordinar nuestra postura de manejo de emergencias para esta temporada. Tenemos un compromiso sólido de trabajo con el Gobierno de Puerto Rico, que es fundamental para la ejecución exitosa de todos los esfuerzos de respuesta y recuperación”, dijo el administrador de la Región 2 de FEMA, David Warrington. “Durante los pasados 30 años, FEMA ha mantenido una presencia permanente en la isla a través de la Oficina del Caribe de FEMA para apoyar a Puerto Rico antes, durante y después de las emergencias. El Coordinador del CAO, Orlando Olivera, y su personal trabajan estrechamente con el Gobernador y su personal para asegurar la coordinación adecuada entre todos los participantes antes de un incidente, ya que la confianza y el respeto mutuo son esenciales para la colaboración ante una crisis futura”.

El ejercicio ofreció una oportunidad para discutir la integración del Centro de Operaciones de Emergencia Empresarial de Puerto Rico (BEOC) en coordinación con la Oficina del Gobernador, otras agencias gubernamentales y el sector privado para identificar y establecer prioridades entre los impactos a la infraestructura crítica después del terremoto. Este esfuerzo ofrece a los participantes la oportunidad de revisar los planes, las políticas y los procedimientos, comprender mejor la evolución de las prioridades e identificar los puntos de decisión específicos a través de un escenario de eventos en cascada.

Por su parte, el Comisionado del Negociado para el Manejo de Emergencias y Administración de Desastres (NMEAD), del Departamento de Seguridad Pública (DSP), Nino Correa Filomeno expresó que “en el NMEAD trabajamos todos los días para que el gobierno y la ciudadanía tengan sus planes al día. Este tipo de ejercicio nos mantiene trabajando en conjunto con FEMA y las agencias estatales para afinar detalles y poder proveer una respuesta responsable a nuestra gente en caso de una emergencia”.

Durante el ejercicio, el escenario presentado incluyó diversas fases que comprenden la respuesta inmediata y la estabilización de la comunidad desde el momento en el que ocurre el terremoto, hasta 72 horas después del mismo. Después, se consideró el proceso de las operaciones sostenidas y la ejecución del programa de recuperación después de las 72 horas del incidente hasta dos (2) semanas después del suceso que causó importantes daños a la infraestructura crítica de toda la isla.