Guardia Costera repatria a 83 personas de La Española

408
Foto de archivo

La tripulación del guardacostas Joseph Napier transfirió el miércoles a 77 migrantes dominicanos y seis haitianos a un buque de la Armada de la República Dominicana cerca de Punta Cana, República Dominicana, luego de la interdicción de dos viajes ilegales en el Pasaje de la Mona.

“Estas interdicciones destacan las sólidas alianzas y la colaboración entre nuestra Guardia Costera y otros socios que combinan esfuerzos a diario para proteger las costas de nuestra nación y detener estas embarcaciones improvisadas sobrecargadas y no aptas para navegar que ponen en peligro la vida de todos los migrantes a bordo”, dijo el comandante Beau Powers, jefe de respuesta del Sector San Juan en declaraciones escritas.

“A cualquiera que esté considerando participar en uno de estos viajes, lo instamos a que no se haga al mar, está poniendo en riesgo su vida y la vida de los demás, y si lo atrapan, puede ser procesado por migrar ilegalmente a los Estados Unidos. Migrantes que son interceptados y no procesados, serán devueltos al país de donde partieron”, añadió.

El primer viaje ilegal fue interceptado por el guardacostas Winslow Griesser, una unidad de Aduanas y Protección Fronteriza y dos unidades marinas de la Policía de Puerto Rico, y un helicóptero de la Guardia Costera MH-60T el lunes por la mañana, después de que la tripulación de un Servicio de Aduanas y Protección Fronteriza inicialmente detectó la embarcación de 25 pies frente a la isla de Desecheo, Puerto Rico.

La tripulación de una Aeronave de Control Marítimo de Aduanas y Protección Fronteriza detectó un segundo viaje ilegal el martes por la mañana, en aguas al noroeste de Aguadilla. La tripulación del guardacostas Joseph Napier interceptó el bote improvisado de 30 pies y embarcó a los migrantes, mientras que un helicóptero Borinquen MH-60T de la estación aérea de la Guardia Costera sobrevolaba el apoyo de rescate.

Las interdicciones son el resultado de los esfuerzos continuos de múltiples agencias locales y federales en apoyo del CBIG del Grupo Interagencial Fronterizo del Caribe.

Una vez a bordo de un barco de la Guardia Costera, todos los migrantes recibieron comida, agua, refugio y atención médica básica. Durante la interdicción, los miembros de la tripulación de la Guardia Costera fueron equipados con equipo de protección personal para minimizar la exposición potencial a cualquier posible caso de COVID-19.