Nuevo telescopio de NASA muestra la muerte de una estrella

434
En esta imagen difundida por la NASA el 12 de julio de 2022, se ve el extremo de una región joven y de formación de estrellas en NGC 3324, en la Nebulosa de la Quilla. (NASA, ESA, CSA, and STScI via AP)

La NASA difundió el martes una nueva serie de imágenes de su nuevo telescopio espacial, incluyendo una fotografía anaranjada y azul de la muerte de una estrella.

El Telescopio Espacial James Webb de la NASA ha captado la señal inconfundible del agua, junto con evidencia de nubes y bruma, en la atmósfera que rodea WASP-96b, un planeta gigante gaseoso, caliente e inflado, que órbita alrededor de una estrella distante parecida al Sol.

Credits: NASA, ESA, CSA y STScI

La observación, que revela la presencia de moléculas de gas específicas, con base en pequeñas disminuciones en el brillo de colores de luz precisos, es la más detallada de su tipo hasta la fecha, demostrando la capacidad sin precedentes de Webb de analizar atmósferas a cientos de años luz de distancia. Si bien el telescopio espacial Hubble ha analizado numerosas atmósferas de exoplanetas en las últimas dos décadas, capturando la primera detección clara de agua en 2013, la observación inmediata y más detallada de Webb marca un gigante paso adelante en la búsqueda para caracterizar planetas potencialmente habitables más allá de la Tierra.

Credits: NASA, ESA, CSA, y STScI

Otro de los objetivos del Telescopio Espacial James Webb de la NASA ha sido una nebulosa planetaria llamada Nebulosa del Anillo del Sur, revelando detalles que antes estaban ocultos a los astrónomos. Las nebulosas planetarias son las capas de gas y polvo que expulsan algunas estrellas mientras mueren.

La poderosa vista infrarroja de Webb pone a plena vista la segunda estrella de esta nebulosa, junto con estructuras extraordinarias creadas a medida que las estrellas dan forma al gas y al polvo que las rodea.

Nuevos detalles, como estos de las últimas etapas en la vida de una estrella, nos ayudarán a comprender mejor el modo como las estrellas evolucionan y transforman su entorno.

Estas imágenes también revelan galaxias distantes escondidas en el fondo. La mayoría de los puntos de luz multicolor que se ven aquí son galaxias, no estrellas.

Más Observaciones de Webb: El Quinteto de Stephan y la Formación de Estrellas

Credits: NASA, ESA, CSA y STScI

El Telescopio Espacial James Webb de la NASA también ha observado el Quinteto de Stephan bajo una nueva luz. Este enorme mosaico es la imagen más grande de Webb hasta la fecha, y cubre aproximadamente una quinta parte del diámetro de la Luna. Contiene más de 150 millones de píxeles y está construida con casi 1.000 archivos de imágenes individuales.

La información de Webb proporciona nuevos conocimientos sobre cómo las interacciones galácticas pueden haber impulsado la evolución de las galaxias en el universo primitivo. Con su poderosa visión infrarroja y una resolución espacial extremadamente alta, Webb muestra detalles nunca antes vistos en este grupo de galaxias.

Cúmulos brillantes de millones de estrellas jóvenes y regiones de brotes estelares donde nacen estrellas frescas adornan la imagen. Amplias colas de gas, polvo y estrellas son atraídas desde varias de las galaxias debido a las interacciones gravitacionales. De manera más dramática, Webb captura enormes ondas de choque cuando una de las galaxias, NGC 7318B, atraviesa el cúmulo.

Credits: NASA, ESA, CSA y STScI

Allí Donde se Forman las Estrellas…

Este paisaje de “montañas” y “valles” salpicados de estrellas brillantes es en realidad el borde de una región cercana y joven donde se forman estrellas, llamada NGC 3324, en la Nebulosa de Carina. Esta imagen, capturada en luz infrarroja por el Telescopio Espacial James Webb de la NASA, revela por primera vez regiones de nacimiento estelar que antes eran invisibles.

Llamados precipicios cósmicos, la imagen aparentemente tridimensional de Webb se asemeja a montañas escarpadas en una noche iluminada por la Luna. En realidad, es el borde de la cavidad gaseosa gigante que está dentro de NGC 3324, y los “picos” más altos en esta imagen tienen una altura aproximada de 58 años luz. La zona cavernosa ha sido tallada en la nebulosa por la intensa radiación ultravioleta y los vientos estelares de estrellas jóvenes extremadamente grandes y calientes, ubicadas en el centro de la burbuja, sobre el área que se muestra en esta imagen.