Ola de calor extremo azota el suroeste de EEUU

194
Aviso de calor extremo en Phoenix, Arizona, el 10 de julio de 2023. (AP Foto/Matt York)

PHOENIX (AP) — Incluso los residentes del suroeste de Estados Unidos, acostumbrados a los veranos abrasadores, están sintiendo una ola de calor extremo que azota a Arizona, Nevada, Nuevo México y el sur de California esta semana con temperaturas de más de 37 grados Celsius (100 Fahrenheit) y advertencias de calor excesivo.

Para colmo de males, la región ha quedado sin actividad monzónica que compensen las temperaturas abrasadoras. En Arizona, la temporada del monzón comienza oficialmente el 15 de junio y puede traer fuertes tormentas.

El calor ha hecho que partes de Phoenix se sientan como un pueblo fantasma. Se cancelaron los conciertos al atardecer y los patios techados de los restaurantes equipados con vaporizadores refrigerantes quedaron vacíos.

El lunes, Martin Brown y su labrador negro, Sammy, escaparon del calor en Phoenix yendo al vestíbulo de Circle the City, una clínica de salud sin cita previa con aire acondicionado para personas sin hogar que también es una estación de hidratación designada. Cualquiera puede entrar para sentarse, obtener agua embotellada y encontrar refrigerios como un burrito o ramen.

“No tenemos hogar, así que no tenemos otra opción. Bueno, tenemos una opción: podemos sentarnos en el parque y sofocarnos en el calor, pero no, gracias. Esto es mucho mejor”, dijo Brown.

En los últimos años, Phoenix ha tomado varias medidas para limitar los riesgos de enfermedades relacionadas con el calor. Cuando el Servicio Meteorológico Nacional emite una advertencia de calor excesivo, tres de las rutas de senderismo más populares de la ciudad cierran de 11 a.m. a 5 p.m.

El martes, Phoenix estaba a punto de alcanzar el duodécimo día consecutivo de 43 °C (110 °F) o más, según el Servicio Meteorológico Nacional. El tramo más largo registrado hasta ahora es de 18 días en 1974.

La alta presión necesaria para generar tormentas monzónicas simplemente no está en la posición correcta, según la climatóloga estatal, Erinanne Saffell, por lo que el área metropolitana de Phoenix se encuentra con niveles de precipitación por debajo de lo normal y condiciones secas que facilitan temperaturas más altas. Además, algunos expertos creen que la capa de nieve más pesada de este año en el oeste requirió más energía para derretirse, lo que prolongó la progresión de un sistema de alta presión este verano.

Salir al exterior es como entrar en un secador de pelo gigante. Rozar accidentalmente el metal y otras superficies puede ser como tocar una estufa caliente.

Todo el concreto y el pavimento en el extenso Phoenix contribuye a la miseria, ya que las aceras y los edificios se hornean todo el día y liberan el calor acumulado lentamente durante la noche. Durante la ola actual, la temperatura no desciende por debajo de los 32 °C (90 °F). Este ciclo convierte a Phoenix en una isla de calor urbana.

“A principios de 1900, Phoenix tenía un promedio de cinco días al año en los que tenían 110 grados °F (43 °C) o más. Ahora que cuentas los últimos 10 años, son unos 27 días al año. Eso es cinco veces más”, dijo Saffell.