ONU advierte sobre el impacto económico de clima extremo

317
Un hombre camina entre los escombros y tendido eléctrico derribado tras el paso de un tornado el martes 3 de marzo de 2020, en Nashville, Tennessee. (AP Foto/Mark Humphrey)

GINEBRA (AP) — El daño económico de los desastres relacionados con el clima sigue aumentando, incluso cuando las mejoras en la alerta temprana han ayudado a reducir el número de víctimas, señaló el lunes la agencia meteorológica de la ONU.

En un informe actualizado, la Organización Meteorológica Mundial contabilizó casi 12.000 fenómenos meteorológicos, climáticos y relacionados con el agua durante el último medio siglo en todo el mundo que han matado a más de 2 millones de personas y causado daños económicos por 4,3 billones de dólares.

El duro reporte de la OMM surge cuando inaugura su congreso cuatrienal entre los países miembros, reiterando que se debe hacer más para mejorar los sistemas de alerta de fenómenos meteorológicos extremos para 2027.

“Las pérdidas económicas se han disparado. Pero las alertas tempranas mejoradas y la gestión coordinada de desastres han reducido drásticamente el número de víctimas humanas en el último medio siglo”, indicó la OMM en un comunicado. Se espera que continúe la tendencia de aumento del daño económico.

La agencia con sede en Ginebra ha advertido repetidamente sobre el impacto del cambio climático provocado por el hombre, subrayando que el alza de las temperaturas ha aumentado la frecuencia y la intensidad de los fenómenos meteorológicos extremos, incluyendo inundaciones, huracanes, ciclones, olas de calor y sequías.

La OMM afirma que los sistemas de alerta temprana han ayudado a reducir las muertes relacionadas con el clima y otras catástrofes relacionadas.

La mayor parte del daño económico entre 1970 y 2021 se registró en Estados Unidos, con un total de 1,7 billones de dólares, mientras que nueve de cada 10 muertes en todo el mundo se produjeron en países en desarrollo. El impacto económico, en relación con el producto interno bruto, se ha sentido más en los países en desarrollo, de acuerdo con la OMM.