Revelan impacto positivo de terapia contra estrés postraumático en jóvenes puertorriqueños

682

Eventos de desastres naturales consecutivos, como los sufridos en Puerto Rico en los pasados años como los huracanes Irma y María en 2017, los terremotos en el área sur y la pandemia del COVID en el 2020, han dejado huellas de trauma en la población joven de Puerto Rico. Se estima que un 7.2% de la juventud puertorriqueña cumplió criterios de Estrés Postraumático (TEPT) luego del huracán María según un estudio realizado por Orengo-Aguayo, R. y colegas en el 2019. El tratamiento para abordar el TEPT en niños y adolescentes no se había estudiado en Puerto Rico, hasta recientemente. Asi lo dio a conocer hoy la vicepresidenta senior de Asuntos Clínicos de APS, Dra. Wendy Fernández, junto a la Dra. Rosaura Orengo-Aguayo, psicóloga clínica especialista en Trauma, Profesora de la Medical University of South Carolina (MUSC), puertorriqueña y coautora del estudio piloto de TF-CBT en Puerto Rico junto a la Dra. Regan W. Stewart.

La Dra. Orengo-Aguayo fue entrevistada por el Cirujano General de los Estados Unidos, Vivek Murthy, donde explica que “Más de 175 millones de jóvenes en todo el mundo se ven afectados por desastres climáticos cada año. Sabemos que alrededor de mil millones de niños experimentan eventos traumáticos cada año en el mundo. Si traduces eso a los EE. UU., uno de cada dos niños menores de 18 años ha experimentado un evento potencialmente traumático. Y ahora COVID-19 realmente nos ha mostrado cómo puede haber eventos que nos impacten a nivel mundial que alteren significativamente nuestra vida cotidiana. Entonces, tenemos nuestro problema del cambio climático que no va a ninguna parte, solo está empeorando y tienes esta tasa de prevalencia de trauma que ya existe.”

La Dra. Orengo-Aguayo fue entrevistada por el Cirujano General de los Estados Unidos, Vivek Murthy, donde explica que “Más de 175 millones de jóvenes en todo el mundo se ven afectados por desastres climáticos cada año. Sabemos que alrededor de mil millones de niños experimentan eventos traumáticos cada año en el mundo.

“Los efectos combinados de estos desastres naturales y una emergencia de salud global como la pandemia de COVID-19, superpuestos a vulnerabilidades preexistentes como la pobreza generalizada y la falta constante de acceso a recursos básicos como energía, agua, techo, comida, etc. colocaron a los jóvenes puertorriqueños ya vulnerables en un mayor riesgo de experimentar problemas de salud mental relacionados al efecto cumulativo de exposición a trauma. Las intervenciones de salud mental efectivas para jóvenes expuestos a traumas son cruciales para apoyar resultados resilientes en niños expuestos a traumas compuestos, como en el caso de Puerto Rico. La Terapia Cognitiva Conductual Enfocada en el Trauma (TF-CBT) es un protocolo de tratamiento basado en evidencia diseñado para tratar el estrés postraumático y los síntomas concurrentes como la depresión y la ansiedad y problemas de comportamiento en niños y jóvenes expuestos a traumas y sus cuidadores”, expresaron la Dras. Orengo-Aguayo y Stewart.

El tratamiento para abordar el TEPT en niños y adolescentes no se había estudiado en Puerto Rico, hasta recientemente. Asi lo dio a conocer hoy la vicepresidenta senior de Asuntos Clínicos de APS, Dra. Wendy Fernández, junto a la Dra. Rosaura Orengo-Aguayo, psicóloga clínica especialista en Trauma, Profesora de la Medical University of South Carolina (MUSC), puertorriqueña y coautora del estudio piloto de TF-CBT en Puerto Rico junto a la Dra. Regan W. Stewart.

APS Healthcare es una de las organizaciones de salud de salud mental más grandes de Puerto Rico con más de 20 años de experiencia brindando servicios integrales de salud mental y orientados a la recuperación para niños, adolescentes y adultos desatendidos. La agencia emplea a proveedores que atienden a más de 1.3 millones de puertorriqueños en 16 clínicas comunitarias ubicadas en toda la isla. La agencia también ubica a proveedores de salud mental en clínicas de atención primaria y cuenta con una red independiente de más de 1000 profesionales de la salud del comportamiento.

Dado a que el TF-CBT aún no había sido evaluado sistemáticamente en el contexto del Caribe, particularmente con jóvenes hispanos expuestos a múltiples desastres, el equipo de APS Healthcare, creó una asociación con las Dras. Orengo-Aguayo y Stewart del Medical University of South Carolina (MUSC) con el objetivo de ofrecer capacitación y asistencia técnica destinada a crear una fuerza laboral local capaz de brindar tratamiento centrado en el trauma basado en evidencia para la juventud puertorriqueña.

Cincuenta y seis niños y adolescentes puertorriqueños de 5 a 18 años fueron remitidos a APS Healthcare para el tratamiento de síntomas de estrés postraumático. Los terapeutas inscribieron jóvenes en el proyecto actual si: 1) tenían entre 3 y 18 años; 2) habían vivido al menos un evento traumático; 3) estaban experimentando síntomas de estrés postraumático actuales significativos, definidos por a) ≥ tres síntomas actuales de TEPT-DSM-5 informados por el niño o el cuidador durante una entrevista clínica, y b) puntuación del niño de ≥20 en la Escala de síntomas de TEPT infantil-5 (CPSS-5); 4) el niño(a) dio su consentimiento; y 5) su cuidador dio su consentimiento para su participación en la terapia.

Los participantes en el estudio fueron identificados a través de referencias para tratamiento entre septiembre de 2019 y febrero de 2020 en 16 clínicas de salud mental comunitarias y una clínica de atención primaria con un psicólogo ubicado en Puerto Rico de APS Healthcare.

“Un evento traumático es algo que va más allá de la experiencia humana normal del día a día de la vida. El trauma es cuando sentimos que nuestra vida o la vida de otra persona está en peligro o somos atacados violentamente o hemos sido abusados sexualmente, físicamente o emocionalmente. Es un evento que marca tu vida de tal manera que es difícil recuperarse después de un período de tiempo. Pueden experimentar síntomas como “flashbacks”, miedo, evitación de lugares o personas u objectos que le recuerdan al evento, dificultad para dormir y/o sentirse muy ansiosos”, explicó la Dra. Rosaura Orengo-Aguayo.

De los 56 niños inscritos en el proyecto 36 (64.3%) completaron con éxito todos los componentes de TF-CBT. Cinco niños (8.9 %) que comenzaron TF-CBT no pudieron completar el tratamiento porque no pudieron cambiar a sesiones de telesalud después del inicio de COVID-19 y los requisitos de distanciamiento físico relacionados. Dos niños (3.6%) no pudieron completar el tratamiento porque sus familias se mudaron. Dos niños (3.6 %) no pudieron completar debido a un problema médico o de comportamiento que requirió una hospitalización prolongada.

Finalmente, 11 niños (19.6%) abandonaron el tratamiento por motivos desconocidos (contextualmente, estos abandonos se produjeron después del inicio de la pandemia de COVID-19). A pesar de múltiples intentos por teléfono y mensajes de texto, los psicólogos no pudieron comunicarse con estas familias para determinar si habían encontrado servicios después de suspender los servicios de TF-CBT. El número promedio de sesiones a las que asistieron los jóvenes que completaron el tratamiento fue de 18.11 (rango 11–31) y los cuidadores asistieron a un promedio de 13.39 sesiones de niños (rango 7–21).

“El tratamiento TF-CBT fue eficaz para reducir los síntomas de TEPT (trastornos de estrés post traumático), depresión y ansiedad en jóvenes expuestos a traumas en Puerto Rico. Los tamaños del efecto para las reducciones antes y después del tratamiento en los síntomas de TEPT fueron comparables o superiores a los encontrados en estudios realizados en los Estados Unidos y en otros países de ingresos bajos. También se encontraron efectos grandes y estadísticamente significativos después del tratamiento para la ansiedad y los síntomas depresivos, según lo informado por los jóvenes y los cuidadores. TF-CBT ahora tiene evidencia científica de que funciona en el contexto Puertorriqueño”, abundó Orengo-Aguayo. “Ofrecer la TF-CBT vía telesalud, en adición a formato presencial, también es importante para lograr llegar a poblaciones que no pueden llegar a nuestras clínicas. Planificamos seguir colaborando con APS Healthcare para realizar dichos estudios”, comentó la Dra. Regan W. Stewart.

Por último, la Dra. Fernández elogió el trabajo realizado por los equipos de APS Healthcare y del MUSC con el estudio piloto, a la vez que instó a los profesionales de la salud mental en la isla a capacitarse y adiestrarse con el TF-CBT como una herramienta eficaz.

El Dr. Jose Luis Massa, Vicepresidente de Asuntos médicos de APS, menciono que “Sabemos por la literatura que los niños expuestos a trauma que no tienen apoyo social o no tienen las necesidades básicas satisfechas después de un desastre, o que sus padres no están bien y no pueden apoyarles, están en riesgo. Con el tiempo, es más probable que estos niños experimenten síntomas de trastorno de estrés postraumático, depresión o ansiedad si no reciben tratamiento basado en la evidencia, como lo es el TF-CBT . Es importante identificar estos síntomas y tratarlos a tiempo”.