Senado aprueba aumento a beneficios de familias de policías caídos en el deber

550
El Proyecto del Senado 385 “eleva de $60,000 a $200,000 el pago de hipoteca. Además, crea el ‘Fondo de Becas’ para hijos e hijastros para quien el empleado actúa como padre y cónyuge ‘supérstite’, de miembros del Cuerpo de la Policía”.

La Cámara Alta aprobó el Proyecto del Senado 385, de la autoría de la legisladora Marissa ‘Marissita’ Jiménez Santoni, que busca darle más alcance a la Ley de Pensiones por Muerte en el Cumplimiento del Deber a los oficiales estatales de la Policía de Puerto Rico.

“El norte de nuestra pieza legislativa es aumentar, hasta $200,000.00,  el pago de la hipoteca y enmendar la Ley Núm. 111, del 16 de julio de 1988, para otorgar la exención total en la Universidad de Puerto Rico (UPR) y sus recintos a través de todo Puerto Rico, así como cualquier institución de educación postsecundaria del Estado o sus municipios, por concepto de matrícula, cuotas, libros y otros materiales necesarios para completar su grado académico universitario, a nivel subgraduado universitario, postsecundario técnico-profesional, a nivel graduado y/o profesional al cónyuge ‘supérstite’ y los hijos no emancipados, propios o adoptados e hijastros para quienes el empleado actuó como padre y menores de 25 años de edad”, explicó la senadora del Distrito de Carolina.

El Proyecto del Senado 385 “eleva de $60,000 a $200,000 el pago de hipoteca. Además, crea el ‘Fondo de Becas’ para hijos e hijastros para quien el empleado actúa como padre y cónyuge ‘supérstite’, de miembros del Cuerpo de la Policía”.

De acuerdo con la legisladora del Partido Nuevo Progresista (PNP), “el Fondo será utilizado por la Policía de Puerto Rico exclusivamente para conceder becas de estudio a los hijos, hijastros para quien el empleado actúa como padre y cónyuge ‘supérstite’, de los miembros de la Policía que resultaren muertos en el cumplimiento de sus deberes oficiales o por condiciones de salud o accidentes relacionados al desempeño de sus funciones oficiales o cuando, estando franco de servicio, le sobreviniere la muerte como consecuencia de su intervención para evitar la comisión de un delito”.

“El importe de cada beca no excederá de $1,000, salvo el caso de becas destinadas a estudios cuyo costo anual exceda de mil $1,000, en las que sí  se podrá aumentar hasta $2,000 anuales”, terminó diciendo Jiménez Santoni.