Siria: Asaltan hospital de recién nacida rescatada de sismo

385
Una beba nacida bajo los escombros que dejó un terremoto en Siria y Turquía recibe tratamiento dentro de una incubadora en un hospital pediátrico en Afrin, Siria, 7 de febrero de 2023. (AP Foto/Ghaith Alsayed)

BEIRUT (AP) — Hombres armados asaltaron un hospital en el norte de Siria donde recibe atención una niña que nació bajo los escombros de su casa destruida por el terremoto, dijo un directivo de la clínica, y añadió que los agresores golpearon al director.

El funcionario rechazó los informes en redes sociales según los cuales el ataque del lunes por la noche fue un intento de secuestrar a la niña, llamada Aya, que en árabe significa “una señal de Dios”. Aya está en el hospital desde horas después del terremoto del 6 de febrero que estremeció Turquía y Siria. Su madre, padre y cuatro hermanos murieron en el desastre.

La beba es objeto de vigilancia estrecha desde su nacimiento y mucha gente en el mundo ha ofrecido ayudarla.

El funcionario, que habló bajo la condición de anonimato por miedo a las represalias, dijo que el director del hospital sospechaba que un enfermero que tomaba fotos de Aya planeaba secuestrarla, y lo echó. El enfermero regresó horas después con los hombres armados, que golpearon al director, dijo el funcionario. La esposa del director está amamantando a Aya, informaron fuentes médicas el lunes.

Al llegar al hospital, los agresores dijeron a los agentes de policía que custodian a la niña que buscaban castigar al director por despedir a su amigo y no les interesaba Aya, dijo el funcionario.

Varias personas se han presentado para decir falsamente que eran parientes de Aya, por eso la custodia la policía local.

Aya podría salir del hospital en las próximas horas o días, según su tío abuelo Saleh al-Badran. Dijo que la tía paterna de la beba, quien dio a luz recientemente y sobrevivió al terremoto, la criará.

Rescatistas en la ciudad siria de Jinderis descubrieron a la niña unas 10 horas después del sismo al remover los escombros del edificio donde vivían sus padres. Aún estaba unida por el cordón umbilical a su madre muerta, Afraa Abu Hadiya. La llevaron al hospital de Afrin donde permanece desde entonces.