Su reembolso fiscal en EEUU podría ser más cuantioso este año. ¿Qué puede hacer con él?

196
Un agente de boletos de American Airlines atiende a dos viajeros en el Aeropuerto Internacional de Dallas/Fort Worth, el martes 22 de noviembre de 2022, en Grapevine, Texas. Los expertos dicen que amortizar deudas y ahorrar para una emergencia siguen siendo las mejores cosas que uno puede hacer con su reembolso fiscal. Sin embargo, algunos consumidores están gastando el dinero en viajes y en adquirir muebles. (AP Foto/Tony Gutierrez)

NUEVA YORK (AP) — El contribuyente promedio en Estados Unidos está recibiendo un reembolso fiscal de 2.852 dólares, 75 más que el año pasado, de acuerdo con la información más reciente del Servicio Interno de Impuestos. Entonces, ¿qué debería hacer usted con ese dinero?

En general, los expertos recomiendan destinarlo a pagar deudas y a ahorrar, pero para mucha gente eso es poco realista.

Un reembolso de impuestos suele ser “el dinero inesperado más cuantioso del año”, dijo Courtney Alev, defensora financiera del consumidor en Credit Karma, una empresa especializada en finanzas personales.

“Algo que vemos es la tendencia a pensar que un reembolso de impuestos es dinero para despilfarrar. Uno de cada cuatro contribuyentes lo consideran dinero gratuito y planean gastarlo en algo que de otro modo no lo harían”, señaló. “Si bien esta conducta es muy comprensible, dado lo mucho que la gente se ha tenido que apretar el cinturón —con el aumento en el costo de la vida, y las elevadas tasas de interés—, lo mejor que uno puede hacer es considerarlo una oportunidad para avanzar en sus metas financieras y usarlo en ese sentido”.

Emily Garcia, de 30 años, que trabaja en mercadotecnia para una empresa de software de imágenes médicas en Toledo, Ohio, dijo que ella y su esposo, que presentaron una declaración fiscal conjunta, recibieron un reembolso de aproximadamente 1.000 dólares y los gastaron en adquirir muebles para terraza.

“Queríamos engalanar el jardín trasero, para que se viera bonito, y los muebles no son baratos”, indicó. “Fue algo agradable tener el cheque por reembolso para poder comprar lo que estábamos contemplando” adquirir.

Si bien Garcia y su esposo compraron una casa hace dos años, que siguen pagando, decidieron no destinar el reembolso a su hipoteca.

“La deuda seguirá ahí”, dice Garcia. “Y mil dólares no va a ser una contribución importante. Pero es una buena cantidad para comprar algo como muebles”.

Megan McClelland, de 38 años, es asesora principal de una secundaria en Petaluma, California. Ella gastará su reembolso —un poco más de 1.000 dólares— en viajar a una despedida de soltera y una boda.

En octubre, los últimos préstamos estudiantiles que McClelland tenía pendientes de pago le fueron condonados a través del programa de Condonación de Préstamos por Servicio Público, por lo que, por primera vez en años, no tiene deudas. Dijo que los 500 dólares que había presupuestado para los pagos mensuales de su préstamo estudiantil ingresan ahora a su cuenta de ahorros, de modo que para ella, el reembolso es una oportunidad de gastar “en cosas que probablemente no podría pagar de otro modo, o por las que me hubiera endeudado”.

Anteriormente, dijo McClelland, hubiera tenido que trabajar turnos extra, o aceptar un trabajo adicional en una bodega de vinos o en un servicio de banquetes, para irse de viaje, o pagar el viaje con su tarjeta de crédito. Ahora puede aprovechar el reembolso de impuestos.

“Desde mi perspectiva, puedo usar más el reembolso fiscal para ‘gastos en diversiones’”, concluyó.

Para finales del mes pasado, el IRS (siglas en inglés del Servicio Interno de Impuestos) había tramitado aproximadamente 141 millones de devoluciones fiscales y reembolsado cerca de 261.000 millones de dólares a los contribuyentes, 2,2% más que en esa misma época en 2023.

Matt Schulz, analista de crédito en jefe del mercado de préstamos en línea LendingTree, coincide en que amortizar una deuda y contribuir a los ahorros son dos de las soluciones financieras más sensatas a realizar con un reembolso de impuestos, aunque agrega que la gente debería hacer ambas en forma simultánea, en lugar de elegir entre una y otra.

“Si usted salda su deuda y no tiene ahorros, lo que ocurre es que la próxima vez que tenga un gasto de emergencia —como un neumático ponchado o llevar a su perro al veterinario— va a cubrir ese gasto con su tarjeta de crédito y estará endeudado de nuevo”, observó. “Si puede ir ahorrando poco a poco mientras va saldando sus préstamos puede romper ese ciclo de deuda en el que mucha gente se encuentra”.

Alev indicó: “La vida es corta, queremos recompensarnos. Y (con los reembolsos de impuestos) vemos diversas respuestas. Nuestro mejor consejo es utilizar ese reembolso para reencarrilar su vida financiera. Desde la copa del árbol, eso es lo que vemos y recomendamos”.