Vermont permitirá el suicidio asistido a foráneos

408
Selective focus on hand and drip tube of a patient or case in hospital ward lie on bed during dosing of intravenous saline solution medical and vitamin (Foto de archivo - Adobe)

Vermont se convirtió el martes en el primer estado de Estados Unidos en modificar su ley de suicidio médicamente asistido para permitir que enfermos terminales de otros estados puedan acogerse a ella para poner fin a sus vidas.

El gobernador republicano Phil Scott promulgó el proyecto de ley que elimina el requisito de residencia para la ley, que tiene décadas de antigüedad.

El año pasado, en un acuerdo judicial, Oregon acordó dejar de aplicar el requisito de residencia de su ley que permite a los enfermos terminales recibir medicación letal. También acordó pedir a la Asamblea Legislativa que lo eliminara de la ley.

Antes de eliminar el requisito de residencia el martes, Vermont había llegado a un acuerdo con una mujer de Connecticut que padece cáncer terminal para permitirle acogerse a su ley, siempre que cumpla otros aspectos de la misma.

“Estamos agradecidos a los legisladores de Vermont por reconocer que una frontera estatal no debería determinar si mueres en paz o en agonía”, dijo Kim Callinan, presidenta y directora general de Compassion & Choices, una organización de defensa sin ánimo de lucro, en un comunicado. “Los pacientes viajan habitualmente a otros estados para utilizar las mejores opciones sanitarias. No hay ninguna razón racional para que no puedan viajar a otro estado para acceder a la ayuda médica para morir si el estado en el que viven no la ofrece”.

Vermont es uno de 10 estados que permiten el suicidio médicamente asistido. Los detractores de este tipo de leyes afirman que, sin los requisitos de residencia, los estados corren el riesgo de convertirse en destinos turísticos del suicidio asistido.

Mary Hahn Beerworth, directora general del Comité del Derecho a la Vida de Vermont, declaró ante una comisión legislativa en marzo que la práctica “era, y sigue siendo, una cuestión de controversia”.