Gobernador inaugura el Paseo de la Bandera Rosada

385
Suministrada

El gobernador de Puerto Rico, Pedro R. Pierluisi, inauguró el Paseo de la Bandera Rosada, en conmemoración del Mes de Concienciación y Detección Temprana del Cáncer de Seno, en conjunto con la Sociedad Americana contra el Cáncer. Durante la ceremonia, en la cual participaron sobrevivientes de cáncer de seno, el primer ejecutivo enfatizó en la importancia de la prevención como herramienta vital para recibir el tratamiento adecuado. El cáncer de seno afecta al 30 por ciento de las mujeres, así como hombrees, y es la causa de muerte por cáncer más común en Puerto Rico.

“Mi administración se hace eco de los esfuerzos de la Sociedad Americana Contra el Cáncer con su campaña “Soy mi prioridad”, en la que invita a nuestra gente a priorizar su salud, siendo parte activa de la prevención y detección temprana de esta enfermedad; porque la detección temprana es clave a la hora de vencer esta enfermedad. Llevar este mensaje es responsabilidad de cada uno de nosotros, porque se nos va la vida, la nuestra y la de nuestros seres queridos. Cada puertorriqueña y puertorriqueño puede ser portavoz de la importancia de trabajar para la prevención del cáncer de mama. Somos custodios de nuestra salud. Tal y como nos cuidamos comiendo bien, haciendo ejercicio y tomando medicamentos, asimismo tenemos que adoptar esta campaña de “Soy mi Prioridad” y actuar para prevenir y tratar a tiempo el cáncer de seno, pues no queremos perder ni una sola vida más”, expresó Pierluisi, quien también destacó la labor de la Fundación Susan G. Komen en la divulgación de la importancia de la prevención.

El Paseo de la Bandera Rosada, la cual tiene una bandera de Puerto Rico en tonos rosado, cuenta con banderines con información clave para concienciar al pueblo sobre la erradicación de esta enfermedad.

“Las estadísticas del cáncer de seno en Puerto Rico han mejorado, y la expectativa de vida es mucho más alta hoy, gracias en gran parte a esfuerzos liderados por ustedes y sus organizaciones. Pero este cáncer no se trata de estadísticas. Esta enfermedad toca a nuestras madres, hermanas, hijas y amigas, y a muchos hombres también, y al mismo tiempo impacta a nuestras familias, a nuestras comunidades y a nuestra sociedad. Ese impacto es tan duro como es inspirador, tan triste como es motivo de celebración con cada lucha que termina en una victoria. A nombre del pueblo de Puerto Rico y del mío proprio, les agradezco de corazón todo lo que hacen a favor de la concienciación y detección temprana del cáncer de seno. Comparto la fe de que estamos cerca de ganar esta guerra y reitero nuestro compromiso de seguir luchando hasta lograrlo”, concluyó el primer ejecutivo.

Suministrada