Recuperación de Puerto Rico encaminada con el apoyo de medidas de mitigación de riesgos

288
Suministrada

La Agencia Federal para el Manejo de Emergencias (FEMA, en inglés) apoya la gestión de proyectos con medidas de mitigación que atiendan una preparación resiliente para Puerto Rico ante futuros eventos atmosféricos. La mitigación de riesgos es cualquier acción sostenible que reduce o elimina los riesgos de desastres futuros para las personas y propiedades.

Bajo la agencia, la isla se beneficia de dos programas para estos fondos: los proyectos con medidas de mitigación bajo el programa de Asistencia Pública (PA, en inglés); y los proyectos bajo el Programa de Subvención para la Mitigación de Riesgos (HMGP, en inglés).

“Ante los impactos que el cambio climático continúa presentando a nivel mundial, es importante que la infraestructura de Puerto Rico esté preparada para resistir los efectos de futuros desastres naturales y así reducir los riesgos a largo plazo para las comunidades. Los proyectos con medidas de mitigación buscan romper el ciclo de estos daños, de la reconstrucción y de daños repetidos”, sostuvo el coordinador federal de Recuperación por Desastre, José Baquero.

El impacto por inundaciones en las comunidades es uno de los daños que FEMA busca atender en la reconstrucción de la infraestructura. Este es el caso del proyecto del sistema de alcantarillado pluvial por gravedad para la parte norte de las comunidades Israel y Bitumul en San Juan, bajo HMGP. FEMA aprobó sobre $3.6 millones para la primera fase del proyecto, el cual proveerá un nuevo sistema de alcantarillado sanitario para 367 viviendas de estas comunidades y separará las descargas del alcantarillado sanitario del sistema de alcantarillado pluvial.

Carlos Muñiz Pérez es el gerente de Urbanismo e Infraestructura para el Proyecto ENLACE, la organización que coordina la canalización y el dragado del caño Martín Peña y el redesarrollo de las ocho comunidades que lo bordean, con una participación protagónica de sus residentes y organizaciones comunitarias. Muñiz Pérez explicó que atender el sistema sanitario mediante el proyecto del acueducto pluvial evitará descargas continuas al caño, lo que mejorará la calidad del agua y también viabilizará el proyecto del dragado.

“Que tú puedas, en un evento de inundación, salir de tu casa al otro día, poder ir al trabajo, poder ir a una cita médica, todo eso tiene un impacto económico positivo para los residentes. Es una infraestructura básica, con la que quizás muchos de nosotros contamos, pero en las comunidades del caño todavía hay residentes que no cuentan con esa infraestructura”.

Para la presidenta de la Junta de Acción Comunitaria de Bitumul e Israel, Evelyn Quiñones Ortiz, “el proyecto de mitigar, el proyecto para dragar, nos van a dar vida. Eso es lo que queremos: calidad de vida, mejorar”. La líder comunitaria también indicó que un plan de mantenimiento a nivel comunitario será vital para conservar las tierras luego de la restauración del caño.

Otros proyectos para mitigar riesgos

Las soluciones basadas en la naturaleza (NBS, en inglés) forman parte de las herramientas que utiliza FEMA para mitigar riesgos. Las NBS son prácticas de planificación, diseño e ingeniería que integran características o procesos naturales en su construcción.

Dentro de las NBS, están los bloques de cemento con articulación (ACB, en inglés), que se utilizan para varios proyectos de puentes y carreteras. Estos bloques controlan la erosión y apoyan la estabilización del suelo con una visión más costoefectiva y amigable al ambiente. Incluso, los ACB se pueden rellenar con sedimento, lo que ayuda a restaurar la vegetación.

El puente del sector Vara de Perro en Guayanilla se beneficiará de esta medida. Sobre $271,000 —bajo la Asistencia Pública del huracán María— fueron destinados específicamente para instalar estos bloques en la entrada, en la salida y debajo del puente, para evitar daños futuros a la estructura a raíz de la erosión.

Mientras, también bajo fondos de Asistencia Pública, en el puente de la carretera PR-378 del barrio Maravilla Norte en el municipio de Las Marías se trabajarán otras NBS. Sobre $390,000 permitirán instalar lo que se conocen como gaviones verdes, unos muros de contención que filtran el agua, permiten su flujo regular y reducen la erosión. Los gaviones verdes, además, pueden rellenarse con vegetación para adaptarse al entorno natural.

Al momento, FEMA ha asignado cerca de $1,800 millones en medidas de mitigación para proyectos del huracán María bajo el Programa de Asistencia Pública; y sobre $250 millones en otros proyectos del Programa HMGP, que buscan soluciones de mitigación para la infraestructura de Puerto Rico.

Para obtener más información sobre la recuperación de Puerto Rico, visite fema.gov/es/disaster/4339 y recuperacion.pr. Síganos en nuestras redes sociales en Facebook.com/FEMAPuertoRico, Facebook.com/COR3pr y Twitter @COR3pr.