Se transforma en navideño el Parque Histórico Cueva María de la Cruz en Loíza

404
Suministrada

La alcaldesa de Loíza, Julia Nazario Fuentes, informó que las facilidades del Parque Histórico Cueva María de la Cruz (PHCMdelaC), una empresa municipal, se ha transformado en un parque navideño lleno de luces y color, que se enciende todas las tardes al anochecer, y recibe visitantes todos los días de la temporada, hasta las 10:00 de la noche.

“Fue aquí donde llevamos a cabo el encendido navideño con un concierto de música cristiana, y las familias que han venido están encantadas con las facilidades, pues mientras se disfrutan los decorados navideños, los niños juegan en los columpios y chorreras. Además, la pista de caminar es una buena opción para los que deseen ejercitarse un poco con el fresquito de la noche”, señaló la Alcaldesa.

Una de las particularidades del decorado del Parque Histórico Cueva María de la Cruz es que el gran árbol navideño que supera los 35 pies de alto, se instaló con una amplia base de 10 pies donde los niños pueden pasar por debajo de mismo. “Tenemos también abiertos los kioskos con comidas y bebidas típicas, así como las ofertas de los artesanos que habitualmente se presentan en las facilidades. Es una buena opción para los regalitos navideños, a precios bien accesibles y así fomentamos el microempresarismo local”, añadió Nazario Fuentes.

El PHCMdelaC está disponible para la celebración de actividades privadas y corporativas, como bodas, eventos familiares y comerciales, mediante el mecanismo de alquiler. Para información adicional pueden comunicarse con Joel Gutiérrez al (939) 280-8890 o al correo electrónico cuevamariadelacruz@municipiodeloiza.net

El Parque Histórico Cueva María de la Cruz es uno de los grandes tesoros naturales de Loíza. Allí, en 1948, Don Ricardo Alegría, arqueólogo y fundador del Instituto de Cultura Puertorriqueña (ICP), descubrió materiales que datan de la cultura taína y de pueblos antiguos que habitaron en la zona. La zona de la cueva fue declarada monumento histórico el 18 de febrero de 1972. Tiene una medida de 50 metros de ancho, 25 metros de profundidad y 30 metros de alto. Todo lo descubierto se encuentra publicado y conservado en el Museo de la Universidad de Puerto Rico.

“Somos un pueblo de tradiciones con más de 300 años de fundado a nivel gubernamental, pero la presencia de las culturas arcaicas, taínas, africanas y españolas datan de mucho antes. Todo ese acervo cultural lo compartimos con Puerto Rico y el mundo entero. Ahora en navidades y siempre”, finalizó Nazario Fuentes.