Agencias inspeccionan centros de acopio de metales

431
Suministrada

Personal adscrito al Negociado de Telecomunicaciones (NET) de la Junta Reglamentadora de Servicio Público, en unión a la Policía de Puerto Rico y a otras agencias que componen el Comité Interagencial Contra el Hurto de Metales, iniciaron un ciclo de inspecciones a centros de acopio ubicados en la zona de Bayamón, San Juan, Guayama y Vega Baja, como parte de los esfuerzos para frenar la venta ilegal de cobre y otros metales.

El presidente interino del NET, Ferdinand Ramos, detalló que como resultado de las inspecciones realizadas en los centros de acopio se han hallado cables de empresas de telecomunicaciones.

Suministrada

“La práctica ilegal de robar y vender metales, tiene consecuencias que afectan a la industria de las telecomunicaciones, entre otras. También afecta a los ciudadanos que, muchas veces, experimentan la pérdida de servicios esenciales como las comunicaciones, energía y agua, a causa del hurto de estos metales. Este esfuerzo va dirigido a redoblar el plan de fiscalización y orientación a los dueños y empleados de centros de acopio, que son los lugares donde por lo general terminan los metales robados en un intento por obtener dinero rápido”, expresó Ramos.

Personal adscrito al Negociado de Telecomunicaciones (NET) de la Junta Reglamentadora de Servicio Público, en unión a la Policía de Puerto Rico y a otras agencias que componen el Comité Interagencial Contra el Hurto de Metales, iniciaron un ciclo de inspecciones a centros de acopio ubicados en la zona de Bayamón, San Juan, Guayama y Vega Baja, como parte de los esfuerzos para frenar la venta ilegal de cobre y otros metales.

Como parte de las inspecciones, los oficiales que integran el Comité Interagencial Contra el Hurto de Metales orientan a los propietarios de los centros de acopio sobre los procesos establecidos en ley para la compraventa de materiales, así también sobre el cumplimiento de los permisos requeridos y los reglamentos ambientales, según la política pública del gobernador Pedro Pierluisi.

Las agencias del Comité Interagencial que participaron fueron la Policía de Puerto Rico, los Negociados de Telecomunicaciones, Transporte y Otros Servicios de la Junta Reglamentadora de Servicio Público, el Negociado del Cuerpo de Bomberos, la Autoridad de Acueductos y Alcantarillados, LUMA, el Departamento de Recursos Naturales y Ambientales, DACO, Hacienda, y personal de las oficinas de permiso de los distintos municipios, así como representantes de las empresas de telecomunicaciones.

El presidente interino del NET, Ferdinand Ramos, detalló que como resultado de las inspecciones realizadas en los centros de acopio se han hallado cables de empresas de telecomunicaciones.

Entre los centros de acopio de metales visitados en la primera fase se encuentran: Vaquero Metals; J&C Metals; Reciclaje los Millones; Y.A.M Metals; Schnitzer; 26 Metal Recycling Corp.; Santurce Non Ferrous Metal Exporting, Inc.; Moncho Metal; Caimito Metal Corp. y JR Recycling.

Como parte de las inspecciones, los oficiales que integran el Comité Interagencial Contra el Hurto de Metales orientan a los propietarios de los centros de acopio sobre los procesos establecidos en ley para la compraventa de materiales, así también sobre el cumplimiento de los permisos requeridos y los reglamentos ambientales, según la política pública del gobernador Pedro Pierluisi.

El presidente del NET anticipó nuevas rondas de inspecciones sorpresas en otros municipios, dirigidas a combatir la práctica ilegal del hurto de metales y exhortó a los ciudadanos a denunciar cualquier acto ilegal que conozcan.

“Son muchos los centros de acopio que cumplen con la ley. Sin embargo, existen centros de acopio que incumplen con la legislación vigente y se prestan para comprar material robado. Esos operativos son importantes dado que contribuyen a que estos centros que incumplen con la ley cobren conciencia de cómo ellos se convierten en parte del problema del hurto de materiales. Esto es un asunto que nos puede afectar a todos, ya que incide en la calidad de los servicios que reciben los consumidores. Además de encarecer los costos para las compañías que brindan estos servicios, tiene un efecto adverso en la economía y en todos los sectores de la sociedad”, indicó el titular.

La Ley 41 reglamenta la adquisición de metales en los centros de acopio y busca erradicar el hurto de metales como cobre, aluminio, estaño, platino y plomo, entre otros.