Buscan pistas sobre el fin de la pandemia evaluando epidemias anteriores

275
Fila de personas que se vacunarán contra el COVID-19 en la Terminal Central, de Estocolmo, Suecia, el 13 de enero de 2022. (Anders Wiklund/TT vía AP)

NUEVA YORK (AP) — Después de dos años en la pandemia de COVID-19, la mayor parte del mundo ha visto una drástica mejoría en cuanto a las tasas de contagios, hospitalizaciones y muerte en las últimas semanas, una señal de que la crisis parece disminuir. Pero, ¿Cómo terminará? Epidemias anteriores podrían ofrecer pistas.

El final de una pandemia no es estudiado tan minuciosamente como su inicio. Pero existen temas recurrentes que podrían ofrecer lecciones para los próximos meses, dijo Erica Charters de la Universidad de Oxford, quien estudia el asunto.

“Algo que hemos aprendido es que se trata de un proceso largo” que incluye diferentes tipos de finales que podrían no ocurrir al mismo tiempo, detalló. Eso incluye un “final médico” cuando la enfermedad disminuye, el “final político” cuando el gobierno suspende las medidas de prevención y el “final social” cuando la población avanza.

La pandemia de COVID-19 ha aumentado y disminuido diferentemente en distintas partes del mundo. Pero en Estados Unidos, al menos, no hay razón para creer que está cerca de llegar a su fin.

Aproximadamente el 65% de los estadounidenses están vacunados por completo y cerca de 29% cuentan con la dosis de refuerzo. Los casos han ido bajando por alrededor de dos meses, con el promedio diario de contagios en Estados Unidos cayendo a casi 40% tan solo en la última semana. Las hospitalizaciones también se han desplomado, bajando cerca de 30%. Los mandatos para el uso de mascarillas desaparecen —al grado que incluso las autoridades sanitarias federales han dejado de usarlas— y el presidente Joe Biden ha afirmado que es momento de que la población vuelva a las oficinas y muchos aspectos de la vida previa a la pandemia.

Sin embargo, esta pandemia ha estado llena de sorpresas, al extenderse por más de dos años y causar cerca de un millón de muertes en Estados Unidos y más de seis millones en todo el mundo. Su severidad ha sido sorprendente, en parte debido a que muchas personas despertaron la lección errónea de una pandemia de gripe de 2009-2010, la cual no resultó ser tan mortífera como inicialmente se temía.

“Todos nos sentimos preocupados pero nada ocurrió (en 2009), y yo creo que eso era lo que se esperaba ahora” cuando el COVID-19 surgió por primera vez, dijo Kristin Heitman, una investigadora con sede en Maryland que colaboró con Charters.

Dicho eso, algunos expertos debaten argumentos de epidemias pasadas que podrían ofrecer información sobre cómo podría ser el final de la pandemia de COVID-19.