Desarticulan violenta organización criminal en Yauco

186
Suministrada

El 14 de septiembre de 2022, un gran jurado federal en el Distrito de Puerto Rico emitió una acusación acusando a 23 pandilleros violentos del municipio de Yauco de conspiración para poseer con intento de distribución y posesión con intento de distribución controlada sustancias, así como violaciones de armas de fuego, anunció el jueves, fiscal federal para el Distrito de Puerto Rico W. Stephen Muldrow.

“Los arrestos de hoy reflejan el compromiso inquebrantable del Departamento de Justicia de los Estados Unidos y sus socios encargados de hacer cumplir la ley para investigar y enjuiciar a quienes alimentan la violencia en nuestras calles a través de actividades ilegales de tráfico de drogas”, dijo Muldrow en conferencia de prensa.

“Felicito el arduo trabajo de los agentes y fiscales que trabajaron incansablemente en esta investigación para hacer que nuestra comunidad sea más segura”, añadió.

El Departamento de Investigaciones de Seguridad Nacional (HSI) del Servicio de Inmigración y Control de Aduanas (ICE) y el Negociado de la Policía de Puerto Rico (PRPB), Ponce Strike Force, dirigieron la investigación, con la asistencia del Negociado de Alcohol, Tabaco, Armas de Fuego y Explosivos (ATF), el Administración de Control de Drogas (DEA), el Servicio de Inspección Postal de los Estados Unidos, la Oficina Federal de Investigaciones (FBI), Aduanas y Protección Fronteriza (CBP) y el Servicio de Alguaciles de los Estados Unidos (USMS).

“HSI San Juan sigue comprometido a trabajar codo con codo con nuestros socios estatales y federales encargados de hacer cumplir la ley para desmantelar las organizaciones criminales”, dijo Iván Arvelo, agente especial a cargo de las investigaciones de Seguridad Nacional.

“Esta investigación es el resultado directo de múltiples entidades encargadas de hacer cumplir la ley que trabajan juntas para lograr un Puerto Rico más seguro”, añadió.

La acusación formal alega que desde 2019 hasta la fecha de la devolución de la acusación, la organización narcotraficante distribuyó base de cocaína (comúnmente conocida como “crack”), heroína, cocaína y marihuana dentro de los 1,000 pies del Proyecto de Vivienda Pública Santa Catalina. El objeto de la confabulación era la distribución a gran escala de sustancias controladas en el municipio de Yauco con fines económicos y lucrativos significativos.

Los 23 acusados ​​actuaron en diferentes roles para promover los objetivos de su organización, incluso como líderes, propietarios de puntos de venta de drogas, proveedores, corredores, ejecutores, vendedores, facilitadores y vigías. Nueve de los acusados ​​también enfrentan un cargo de posesión de armas de fuego para promover un delito de narcotráfico. Los miembros de la organización narcotraficante poseían, portaban, blandían y usaban de manera rutinaria diferentes tipos de armas de fuego, incluidas armas de fuego automáticas modificadas y rifles de gran capacidad.

Como parte de la conspiración, los acusados ​​y sus cómplices establecieron un punto de distribución de drogas que se movería dentro de diferentes áreas dentro de los proyectos de vivienda pública para evitar la detección de la policía, incluida la cancha de baloncesto y un árbol frente a la vieja escuela dentro del Santa Catalina PHP. A veces, los acusados ​​movían el punto de venta de drogas al tercer piso de un edificio y despachaban las sustancias controladas desde un balcón usando una cuerda hasta el primer piso para evitar ser detectados por las autoridades.

Los miembros de la organización robaban autos y los usaban para promover sus actividades de narcotráfico, como transportar dinero, narcóticos y armas de fuego. Los miembros de la pandilla usaron la fuerza, la violencia y la intimidación para mantener el control de las áreas en las que operaban. A menudo secuestraban y agredían a narcotraficantes rivales, así como a miembros de su propia organización narcotraficante, para intimidar y mantener el control de la operación de narcotráfico.

Los imputados son: Jesús Manuel Castro-Oliveras, alias “Chuy/Chui”; Giovanni Joel Vargas-Maldonado, alias “Giova, Jova, La J”; Carlos Irving Caraballo-Rodríguez, alias “Coco/Vizco”; Ángel Osvaldo Pietri-Velázquez, alias “Chuleta”; Dayan Joel Caraballo-Ortiz, alias “Jowel/Joel”; José Ramón Cannizaro-Burgos, alias “Monchito”; Luis Antonio Irizarry-Albino, alias “Luisito”; Isaías Manuel Rivera; Irving Joel Torres Pacheco; Jean Carlos Ayala-Morales, alias “Flaco”; Ángel Edid Vélez-Echevarría, alias “Gordo Ángel/Hammer”; Néstor Rodríguez-Echevarría, alias “Tito”; Steven Vélez-Echevarría, alias “Steven”; Jean Carlos Cabello-Maldonado, alias “Pikin”; José Ángel Velázquez-Seda, alias “Tito Chuleta”; Richardson Enoc Cordero-Gallardo, alias “Richard”; Alejandro Martín Borrero-Rodríguez, alias “Alejandro”; Kevin Joel Bermúdez-Torres; Daniel Pérez; Liz Marie Rosado-Vélez, alias “La Gorda”; Benjamín Vélez-Rodríguez, alias “Benji”; Manuel De Jesús Castro-Peña, alias “Manolo/Manuel De-Jesús-Castro”; Harvey Ramírez-Pérez.

Todos los acusados ​​enfrentan una acusación de decomiso de narcóticos de 10,501,050 dólares.

El Fiscal Federal Auxiliar y Jefe de la Sección de Pandillas Alberto López Rocafort, Jefe Adjunto de la Sección de Pandillas, AUSA Tereza Zapata Valladares, AUSA Especiales Cristina Caraballo y R. Vance Eaton están a cargo de la acusación del caso.

Si son condenados por los cargos de drogas, los acusados enfrentan una sentencia mínima obligatoria de 10 años y hasta cadena perpetua.

Si son declarados culpables de los cargos de drogas y armas de fuego, los acusados enfrentan una sentencia mínima obligatoria de 15 años y hasta cadena perpetua.