Encuentran sana y salva a mujer secuestrada en el área de Humacao

907
El Comisionado de la Policía, Antonio López Figueroa, desactivó la alerta Rosa tras haberse encontrado Ana Esther Ponce Rosa en buen estado de salud, en los predios del residencial Luis Llorens Torres en Santurce. 

La Policía de Puerto Rico informó que dio con el paradero de Ana Esther Ponce Rosa, de 67 años, quien fue secuestrada en medio de un “carjacking” a las 7:19 de la mañana de hoy en los predios del laboratorio clínico Millenium, localizado en la carretera 3 en Humacao.

La legisladora municipal por el Movimiento Victoria Ciudadana en Humacao, fue hallada sana y salva a eso de las 11:00 de la mañana en el residencial Luis Llorens Torres, en Santurce.

Mientras, se continúa con la búsqueda de individuo sospechoso de cometer el delito de secuestro en el área de Humacao. En la imagen viste una camisa azul, abrigo gris y una gorra negra.

Los agentes del Área de Humacao y de áreas aledañas al lugar de los hechos fueron alertados de inmediato y a las 10:20 a.m. fue emitida la Alerta Rosa, mecanismo que se usa cuando una mujer mayor de 18 años está en inminente peligro de muerte o secuestrada.

La mujer se encontraba estacionada frente al laboratorio cuando llegó un hombre armado y la asaltó, llevándosela en su guagua Honda Passport modelo del 2021 color blanco con la tablilla JOG-158.

Protocolo para activar el Alerta Rosa

El protocolo para activar el Alerta Rosa fue firmado el 29 de septiembre de 2020 por el entonces secretario del Departamento de Seguridad Pública (DSP), Pedro Janer y el pasado comisionado del Negociado de la Policía, Henry Escalera Rivera, luego de una directriz de la entonces gobernadora Wanda Vázquez Garced, para alertar de mujeres desaparecidas que estén en peligro potencial a sus vidas.

La activación de esta alerta aplica a casos de mujeres de 18 años o más que, según la querella, pudiera entenderse que está desaparecida o secuestrada. Se requiere que la persona querellante deberá especificar las condiciones de la desaparición o secuestro. Con la información provista, el Comité Coordinador y personal de la División de Crímenes Contra la Mujer y Casos de Violencia Doméstica evaluarán si las circunstancias que rodean el alegado secuestro o desaparición de la mujer indican que se encuentra en peligro de muerte o de recibir grave daño corporal y determinará si activar la Alerta puede poner en mayor riesgo a la víctima.

Según consta en el protocolo, ningún miembro del Negociado de la Policía negará la activación de esta alerta por la orientación sexual o identidad de género de la persona afectada.

La Alerta Rosa no solo aplica para mujeres desaparecidas, si no también para cualquier persona secuestrada o desaparecida que se identifique como mujer. El fin de esta alerta es dar con el paradero de mujeres desaparecidas de manera rápida y velar por su seguridad.

“La Alerta Rosa no se activará en circunstancias específicas, por ejemplo, cuando un secuestrador solicite compensación monetaria o haga exigencias particulares como exigir la liberación de algún recluso o persona arrestada por la comisión de un delito. De igual forma, si la persona secuestrada es menor de edad, se evaluará el caso y, de ser necesario, se trabajará de conformidad con el Reglamento del Plan Alerta Amber en caso de Secuestro de Menores”. Si se tratara de una mujer con condición de Alzheimer y otro tipo de demencia, se cumplirá con el procedimiento establecido en el “Reglamento del Plan de Alerta Silver de Puerto Rico”, sostuvo en septiembre pasado Escalera Rivera.

Circunstancias que serán evaluadas a la hora de activar la Alerta Rosa

Si la persona ha sido víctima anteriormente

Resultados de los casos anteriores

Desaparición es forzosa por un acto o patrón de violencia doméstica o delitos de naturaleza sexual o crímenes de odio

Amenazas previas

Solicitud de dinero por el rescate

Si procede la activación de otro tipo de alerta, como, por ejemplo, la Alerta Silver.

Cualquier hecho o circunstancia que dé a entender que la vida de la mujer se encuentra en peligro de muerte o de recibir grave daño corporal.

La Policía recomienda a la persona querellante que provea a las autoridades el nombre, edad y descripción física de la mujer desaparecida. También aporta al proceso conocer si la persona padece de alguna condición física o mental, así como una foto o video de la mujer, descripción de la vestimenta que utilizaba la última vez que fue vista por última vez, la hora en que fue vista por última vez, su número de teléfono, cuentas de redes sociales y cualquier otra información que pueda ser de utilidad para identificar o localizar a la mujer desaparecida.

Pero la falta de alguna de esa información no será impedimento a la hora de investigar querella alguna.

Con información y artículo original de El Vocero