Enorme carguero de Panamá atrapado en el Canal de Suez dificulta el comercio internacional

1012

DUBÁI, Emiratos Árabes Unidos (AP) — Un carguero del tamaño de un rascacielos se quedó atravesado en el Canal de Suez y bloqueó todo el tránsito por el importante paso marítimo en Egipto, dijeron las autoridades el miércoles, amenazando con interrumpir un sistema global de transporte de mercancías ya afectado por la pandemia del coronavirus.

El Ever Given, un buque con bandera de Panamá que transporta contenedores entre Asia y Europa, se quedó encallado en el estrecho canal que divide al continente africano de la península del Sinaí. Imágenes mostraban que la proa del barco estaba tocando la pared este, mientras que su popa parecía alojada contra la pared occidental, un suceso que no había ocurrido en los 150 años del canal.

Remolcadores trataban de despejar el camino mientras los barcos que esperaban ingresar a la vía fluvial comenzaron a alinearse en el Mediterráneo y el Mar Rojo. Se desconoce cuándo se reabrirá la ruta, por la que fluye alrededor del 10% del comercio mundial y que es crucial para el transporte de petróleo. Un funcionario advirtió que podría llevar al menos dos días. Mientras tanto, hay preocupación de que los barcos varados puedan ser blanco de ataques.

“El Canal de Suez no escatimará esfuerzos para garantizar el restablecimiento de la navegación y servir al movimiento del comercio mundial”, prometió el teniente general Ossama Rabei, jefe de la Autoridad del Canal de Suez.

Siga en vivo los acontecimientos del Ever Given en el Canal de Suez:

En un primer momento no estaba claro qué causó el encallamiento del Ever Given en el canal. GAC, una compañía naviera y de logística global, indicó que la embarcación sufrió un apagón y no dio más detalles.

“Toda la tripulación está a salvo y localizada”, dijo la compañía Bernhard Schulte Shipmanagemente, que gestiona el Ever Given. “No se han reportado heridos o contaminación”. La firma negó que el barco se hubiera quedado sin energía.

Evergreen Marine Corp., una importante naviera taiwanesa que gestiona el barco, dijo a The Associated Press en un comunicado que el Ever Given se vio remecido por fuertes vientos a su entrada en el Canal de Suez desde el Mar Rojo, pero ninguno de sus contenedores cayó al agua.

Un funcionario egipcio que habló con AP bajo condición de anonimato porque no estaba autorizado a informar a la prensa también atribuyó el incidente al fuerte viento en la zona. La región sufrió vendavales y una tormenta de arena el martes, con vientos de hasta 50 kilómetros (31 millas) por hora, según meteorólogos egipcios.

Una imagen publicada en Instagram por un usuario a bordo de otro buque carguero parecía mostrar al Ever Given atorado en el canal, como indicaban los datos de satélite. Una topadora parecía trabajar junto a su proa, excavando en la arena para tratar de liberar al buque.

El funcionario egipcio indicó que las remolcadoras intentarían reflotar el barco, una operación que llevaría al menos dos días. El buque quedó varado unos 6 kilómetros (3,7 millas) al norte del acceso sur del canal, cerca de la ciudad de Suez, en una zona del canal que es de vía única.

Eso podría tener un gran efecto dominó en el tráfico de mercancías entre el Mar Mediterráneo y el Mar Rojo, advirtió Salvatore R. Mercogliano, exmarino mercante y profesor asociado de historia en la Universidad Campbell de Carolina del Norte.

“Una media de 50 barcos atraviesa ese canal cada día, de modo que el cierre del canal supone que no hay ningún barco pasando al norte y al sur”, explicó Mercogliano. “Cada día que el canal está cerrado (…) hay petroleros y mercantes que no entregan combustible, comida y artículos manufacturados a Europa, y productos que no se están exportando de Europa al Lejano Oriente”.

El barco viajaba con destino final a Rotterdam, Holanda. Fue construido en 2018 y con una eslora de casi 400 metros (un cuarto de milla) y una manga de 59 metros (193 pies), es uno de los cargueros más grandes del mundo. Puede transportar unos 20.000 contenedores a la vez.

Inaugurado en 1869, el Canal de Suez brinda una importante vía para el tránsito de petróleo, gas natural y otros cargamentos de Oriente a Occidente. Alrededor del 10% del comercio mundial transita por el canal y sigue siendo uno de los mayores generadores de ingresos extranjeros de Egipto.

El incidente del martes es una nueva complicación para los marinos en medio de la pandemia. Cientos de miles de trabajadores se han quedado atrapados en sus embarcaciones debido a las medidas contra el coronavirus. Al mismo tiempo ha aumentado la demanda de tráfico de mercancías, añadiendo la presión sobre marinos agotados, dijo Mercogliano.

“Es por el ritmo vertiginoso del tráfico global de mercancías ahora mismo, los mercantes tienen un calendario muy ajustado”, dijo. “Añadan a eso marinos que no han podido subir o bajar de los barcos debido a las restricciones del COVID”.