Instalan sistema solar y de baterías en centro de niños que se recuperan del abuso familiar

1294

Los niños que viven en el Centro de Acogida y Sostén Agustino de San Agustín del Coquí, Inc. (El Centro) ahora se benefician de un nuevo sistema de energía solar que les garantizará la continuidad de los servicios que estos niños necesitan para preservar su bienestar después de haber sido removidos de sus hogares, como resultado de abusos y maltrato, trascendió el miércoles.

Estos niños, que desde antes le temían significativamente a la oscuridad, vivieron durante meses sin luz en el Centro después de los huracanes María e Irma.

El Centro inició un llamado a toda la isla y a nivel nacional en 2018 para instalar energía solar y así mejorar los servicios a los niños. Después de más de un año de esfuerzos, MCS Foundation se unió a la entidad sin fines de lucro Empowered by Light de California para financiar el proyecto de energía solar y baterías en el Centro.

Según la hermana Blanca Colón, directora ejecutiva del Centro, la misión principal de esta institución es acoger a los niños a través de su red de apoyo, al tiempo que les ofrecen una experiencia transformadora que facilita su integración a una familia que los lleve a realizarse como seres humanos.

“El ambiente, en medio de la reserva forestal, les ofrece a estos niños que han sufrido tanto en sus cortas vidas, un espacio ecológico para recibir y experimentar paz. Además, el sistema de energía solar también ayudará al Centro a ver ahorros significativos que les permitirán reinvertir en más recursos para los niños, mientras que el proceso de instalación de paneles y baterías solares ayudará a educarlos sobre la conservación del medio ambiente y la tecnología solar”, sostuvo la Hermana Colón en comunicación escrita.

“Cuando se va la luz, los niños son más vulnerables, más aún si es de noche, ya que la oscuridad les trae recuerdos negativos. Tener energía eléctrica es de gran importancia, no solo para satisfacer las necesidades de los niños, sino también para cuidar su salud emocional, ya que su estabilidad se ha visto muy afectada por sus experiencias pasadas. Estamos inmensamente agradecidos de MCS Foundation y de Empowered by Light por esta iniciativa, que nos ayuda a contrarrestar la inestabilidad del sistema eléctrico tradicional, para poder brindarles a estos niños el ambiente seguro y la calidad de vida que se merecen”, explicó la Hermana Colón.

“Sin lugar a dudas, las experiencias de estos niños los han marcado para siempre. A los niños del Centro de Acogida y Sostén Agustino de San Agustín del Coquí, se les ha dado una segunda oportunidad en la vida y merecen toda la ayuda que podamos brindarles para salvaguardar su salud y bienestar”, dijo Liana O’Drobinak, Directora Ejecutiva de MCS Foundation. “Después de escuchar las historias del abuso que han sufrido estos niños antes de llegar al Centro, y todo lo que pasaron -estuvieron sin agua, ni electricidad, durante cinco meses como resultado de los huracanes- nos sentimos muy conmovidos. Sabíamos que teníamos que hacer algo, y nos alegramos cuando Empowered by Light nos contactó para hacer posible el sueño del Centro”, agregó O’Drobinak.

Moira Hanes, Directora Ejecutiva de Empowered by Light, dijo: “Este proyecto fue posible gracias a una donación del Global Wallace Fund y representa otro ejemplo de la importancia de reconstruir, con sistemas de distribución de energía más inteligentes y resistentes, después de los huracanes María e Irma. Moira añadió: “Estos niños ya han sufrido tanto trauma, y queremos asegurarnos de que no se queden en la oscuridad o sin otro servicio importante, cuando la red eléctrica falle nuevamente, ya sea por su diseño obsoleto o por un evento climático severo”.

<iframe src=”https://www.facebook.com/plugins/video.php?href=https%3A%2F%2Fwww.facebook.com%2FSanAgustinDelCoquiPR%2Fvideos%2F2443706142519075%2F&show_text=0&width=267″ width=”267″ height=”476″ style=”border:none;overflow:hidden” scrolling=”no” frameborder=”0″ allowTransparency=”true” allowFullScreen=”true”></iframe>

El Centro San Agustín del Coquí es una organización 501(c)(3) que se dedica a ayudar a varones entre las edades de siete a doce años a encontrar una familia adoptiva y permanente. Su “casa” en Aguas Buenas, Puerto Rico, es un hogar temporero, donde los niños pueden curar sus heridas espirituales, encontrar paz y prepararse para integrarse a la sociedad y a una nueva familia adoptiva.