Jenniffer González aboga por aunar esfuerzos para mejorar la calidad del agua de los océanos

297
Suministrada

La comisionada residente, Jenniffer González Colón, exhortó a una mayor colaboración entre las agencias federales, estatales, la comunidad y el sector privado a través de toda la nación para preservar la calidad del agua y el mantenimiento de las cuencas, destacando su importancia para las economías, la vida marítima y la sociedad en general.

“La degradación de la calidad del agua presenta una amenaza real y grave para el medio ambiente marino, nuestras comunidades costeras y el bienestar humano. Atender este problema requiere que empleemos un enfoque colaborativo entre los gobiernos federal y local, la industria, las organizaciones y otros entes relacionados. Es importante que nos unamos en garantizar agua limpia, ya que esta influencia en la calidad y cantidad de alimentos que podemos recoger de los océanos y sustenta actividades económicas como el turismo, recreación costera y la pesca”, expresó la también copresidenta del Caucus de los Océanos, durante la celebración de la Semana de los Océanos en el Congreso de la National Marine Sanctuary Foundation.

La congresista indicó que un 80% de toda la contaminación que llega a los océanos y áreas costeras se originan en fuentes terrestres, en particular sustancias tóxicas, sedimentos y exceso de nutrientes de aguas residuales sin tratar, alcantarillado y sistemas sépticos; deforestación; derrames de petróleo y químicos; entre otros.

La comisionada residente, Jenniffer González Colón, exhortó a una mayor colaboración entre las agencias federales, estatales, la comunidad y el sector privado a través de toda la nación para preservar la calidad del agua y el mantenimiento de las cuencas, destacando su importancia para las economías, la vida marítima y la sociedad en general. 

Dentro de los esfuerzos que se trabajan en el Congreso y de los cuales la comisionada ha sido partícipe desde antes de presidir el Caucus de los Océanos, está la asignación aprobada para la Ley de Fondos para Playas de la Agencia de Protección Ambiental (EPA), que ayudan a los estados y territorios a desarrollar e implementar programas de monitoreo de playas y de notificación para proteger a los bañistas de aguas contaminada.

De igual forma, mediante la Ley Save Our Seas y la Ley Save Our Seas 2.0, de la couatoría de González Colón, el Congreso reautorizó programas de la Oficina Nacional de Administración Oceánica y Atmosférica (NOAA) para atender el problema de los desechos marinos en los océanos y creó nuevas subvenciones para evitar que los desechos plásticos lleguen a las vías fluviales.

Otra iniciativa es la Ley Bipartita de Infraestructura que otorgó $50 mil millones a la EPA para mejorar la infraestructura de agua potable, aguas residuales y aguas pluviales de la nación, que será fundamental para garantizar que las aguas residuales no tratadas no lleguen a las aguas de superficie.

“Una de las maneras más efectivas en que el gobierno federal puede ayudar a restaurar la calidad del agua es apoyando iniciativas que atiendan las cuencas hidrográficas Las cuencas actúan como filtros para las aguas pluviales contaminadas, proporcionando agua limpia para beber, el riego, la vegetación, la vida acuática y la industria. Por lo que estos proyectos serían una herramienta importante para proteger los recursos marinos y hábitats costeros”, añadió González Colón.

El Programa Coral de la NOAA, por ejemplo, ha desarrollado planes de manejo y conservación para proteger los arrecifes de coral de fuentes de contaminación terrestres. En Puerto Rico, este programa ha brindado guías a organizaciones y agencias estatales para ayudarlos a llevar a cabo proyectos enfocados en las cuencas hidrográficas para mitigar las fuentes de sedimentos de las aguas pluviales contaminadas como caminos sin pavimentar, que afectan la vegetación marina y los arrecifes de coral.