Máximo tribunal de Alemania respalda medidas gubernamentales por la pandemia

473
Unas personas, algunas portando mascarillas, caminan en una calle de Fráncfort, Alemania, el miércoles 14 de julio de 2021. (AP Foto/Michael Probst)

BERLÍN (AP) — El máximo tribunal de Alemania rechazó el martes las quejas contra los toques de queda y las restricciones impuestas por una legislación federal a principios de año en zonas donde el coronavirus se propagaba rápidamente, una decisión que podría ayudar a los líderes del país en sus esfuerzos por frenar el repunte de los contagios.

El fallo de la Corte Constitucional Federal se produjo horas antes de que la canciller saliente, Angela Merkel, y su sucesor designado, Olaf Scholz, se reúnan con los 16 gobernadores estatales para abordar la situación actual.

Expertos y políticos han reclamado restricciones más duras, pero la estructura federal del país y la transición en el ejecutivo central han ralentizado la toma de decisiones.

El tribunal dijo que las medidas más controvertidas de la legislación federal de “freno de emergencia”, que estuvo en vigor entre abril y finales de junio, se ajustaban a la Constitución. Incluían un toque de queda de 22:00 a 05:00 horas y el cierre de escuelas en zonas con una tasa de infección elevada.

La legislación para aplicar medidas contundentes solo en zonas con muchos contagios durante la última gran ola del COVID-19 en el país pretendía acabar con el mosaico de medidas que caracterizó la respuesta germana a la pandemia.

El fallo avivó los pedidos para una nueva ronda de acciones coordinadas, luego de que varios estados endurecieron las restricciones.

“Ahora necesitamos un freno de emergencia que funcione a nivel nacional bajo leyes que sean uniformes y que la gente pueda entender”, dijo el jefe de la oficina de Merkel, Helge Braun, a la agencia noticiosa alemana dpa. “El fallo deja claro que es posible una acción vinculante y uniforme en la crisis del corona(virus). Y yo añadiría que en la difícil situación actual es también necesaria”.

En las últimas semanas, los contagios se han multiplicado en la nación más poblada de la Unión Europea, especialmente en el este y el sur, donde los hospitales están trasladando a pacientes de cuidaos intensivos a otras partes del país. Las cifras son mucho peores que las registradas a principios de este año, aunque ahora hay un porcentaje mayor de población vacunada.

El martes, la tasa de contagio nacional a siete días bajó por primera vez en más de tres semanas, pero se mantuvo en 452,2 nuevos casos por cada 100.000 residentes, un poco por debajo del récord de 452,4 del lunes. El centro de control de enfermedades alemán, el Instituto Robert Koch, reportó 45.753 nuevos casos en las últimas 24 horas y 388 decesos, que elevan a 101.344 el total nacional desde el inicio de la crisis.

Al menos el 68,4% de los 83 millones del país han completado la pauta de vacunación, menos que el umbral mínimo del 75% que quería el gobierno.