Monjas en Guánica ponen “manos a la obra” para ayudar a la comunidad

1055

“Yo pensaba que la casa me iba a caer encima, pero gracias a Dios eso no pasó”. Así lo afirma una de las monjas del Convento de las Hermanas Dominicas de Fátima, instalaciones que sufrieron graves daños con el terremoto de 6.4 del pasado 7 de enero. Desde entonces, las monjas han tenido que relocalizar a parte de su congregación y las que se quedaron, ahora duermen en casetas. Pero como nos cuenta Mayra Acevedo, estas religiosas de Gúanica han seguido sirviendo a la comunidad desde el patio del santuario convertido en un centro de acopio y de ayuda espiritual.