¿Podrán reconstruir sus carreras Johnny Depp y Amber Heard?

461
En esta combinación de fotos, el actor Johnny Depp, izquierda, y Amber Heard durante la presentación de argumentos finales del juicio de la demanda por difamación de Depp contra Heard en la Corte de Circuito del Condado de Fairfax, en Fairfax, Virginia, el 27 de mayo de 2022. Depp demandó a Heard por un artículo de opinión publicado en diciembre de 2018 en el Washington Post en el que la actriz se describió a sí misma como “una figura pública que representa el abuso doméstico”. (Foto AP/Steve Helber, Pool)

Tras un explosivo juicio de seis semanas por difamación seguido por millones en redes sociales y en televisión en vivo, Johnny Depp y Amber Heard enfrentan cada uno una cuesta arriba por tratar de reconstruir su imagen y su carrera.

Depp ya tiene la ventaja, el veredicto del jurado del miércoles favorece principalmente su versión de los hechos: que su exesposa lo difamó al acusarlo de abuso.

“Depp tiene que escalar una colina. Heard tiene que escalar una montaña”, dijo Eric Dezenhall, un especialista en manejo de crisis que trabaja en Washington y no estuvo involucrado en el caso. “Si Depp mantiene sus expectativas razonables y comprende que es poco probable que llegue a sus cimas anteriores, puede tener una carrera sólida si toma las cosas con calma. Al final de cuentas, fue reinvindicado en la corte, no fue declarado un santo”.

El reto para Heard, dijo Dezenhall, es que correcta o incorrectamente algunos creen que abusó e incluso deslustró el movimiento #MeToo.

Tras el juicio, en el que se enfrentaba lo que dijo él con lo que dijo ella, el veredicto entregado en el condado de Fairfax, Virginia, concluyó que Depp había sido difamado por tres afirmaciones en un artículo de opinión de 2018 escrito por Heard en el que se identificó como víctima de abuso. El jurado le otorgó al astro de “Pirates of the Caribbean” (“Piratas del Caribe”) más de 10 millones de dólares. El jurado también concluyó que Heard fue difamada por un antiguo abogado de Depp, quien la acusó de hacer engaños sobre las acusaciones de abuso. A ella le otorgaron dos millones de dólares.

Ya que esos casos son notoriamente difíciles de ganar, ¿la ruta de la difamación era el camino a seguir? Algunos observadores con experiencia en casos prominentes consideran que la decisión de Depp de demandar, a pesar de que eso significó llevar su vida personal y la de Heard al lodo, fue un último intento por impulsar su atractivo estelar tras su demanda fallida por difamación en Londres contra el diario The Sun que lo describió como un “marido golpeador”.

“Creo que el caso de difamación fue un avemaría”, dijo David Glass, un abogado civil de Los Ángeles con un doctorado en psicología.

Tras estar casados sólo por 15 meses, Depp demandó a Heard por 50 millones de dólares por el artículo de opinión publicado en el diario The Washington Post en el que ella se calificó a sí misma como “una figura pública que representa el abuso doméstico”. Ella no identificó a Depp por su nombre, y el artículo fue publicado dos años después de que ella comenzó a hacer acusaciones públicas contra él.

Heard contrademandó por 100 millones de dólares, acusando al actor de difamarla con las acusaciones de engaño hechas por el abogado Adam Waldman. Muchos de los últimos días del juicio se enfocaron en los efectos de ambas afirmaciones. Depp testificó: “Perdí casi todo”, y Heard lo acuso de tratar de borrar su capacidad para trabajar.

“Ahora, parada aquí hoy, no puedo tener una carrera”, testificó Heard al final del juicio. “Espero recuperar mi voz. Eso es todo lo que quiero”.

Pero ¿un veredicto de cualquier tipo tiene el poder para revertir las acusaciones que se hicieron en la corte?, Depp como un adicto a las drogas y al alcohol envejecido que es abusivo física y sexualmente, y Heard como inestable y capaz de fingir moretones supuestamente infligidos por el hombre con el que dijo que se quedó por amor.

A pesar de todo, la fanaticada de Depp se mantiene sólida. Los admiradores acampaban durante la noche para tener la oportunidad de ingresar a la sala. Pero a diferencia de los rockeros o los comediantes de stand-up que se han visto afectados por el movimiento #MeToo y que todavía pueden obtener ingresos con sus espectáculos en vivo, Depp y Heard necesitan de la maquinaria de los estudios, que suele ser adversa a las crisis, para poder ganar mucho dinero.

Ambos necesitan recuperarse, ya sea haciendo las tradicionales entrevistas a profundidad u otra arma secreta de sus equipos de relaciones públicas.

Heard, quien estuvo en la sala el miércoles para escuchar el veredicto, planea apelar. Depp, quien no estaba en la corte, dijo “el jurado me devolvió mi vida. Estoy realmente honrado”.

Danny Deraney, quien ha hecho relaciones públicas en crisis para algunas de las acusadoras de Hollywood del #MeToo, dijo que los hombres en general son más proclives que las mujeres a encontrar nuevos empleos en la industria de los espectáculos “cuando se trata de perdón, cuando se trata de las cosas que han hecho”.

Agregó: “Creo que será más fácil para Johnny. Para Amber, sea inocente o culpable o lo que sea, será difícil. No creo que su carrera se haya acabado, pero estoy seguro de que se verá bastante afectada porque todos la verán ahora como una mujer con la que es difícil trabajar, al ver sus emociones de la forma en la que lo han hecho, fueran equivocadas o correctas. Creo que lo verán y dirán ‘¿queremos esto en nuestro set?’”.

Danielle Lindemann, profesora asistente de sociología en la Universidad Lehigh que investiga temas de género, sexualidad y cultura, dijo que la capacidad de Depp para ganar grandes sumas de dinero ya había sido afectada, ya fuera por su autodestrucción o por las acusaciones de Heard.

“Pero no creo que está ‘cancelado’”, dijo Lindemann, autora de “True Story: What Reality Says About Us”.

El daño a su carrera también podría ser mucho menos severo en mercados asiáticos y europeos, donde su popularidad sigue siendo grande. Y probablemente reciba trabajo en producciones independientes.

Desde que la expareja comenzó a hacer acusaciones, Heard ha enfrentado un rechazo intenso en redes sociales. Dijo que Depp impulsó campañas para que fuera despedida como embajadora de L’Oreal y que su papel de Mera fuera cortado de la secuela de “Aquaman”, aunque un ejecutivo de producción testificó que ella sigue en la película que será estrenada el próximo año.

Mads Mikkelsen reemplazó a Depp como Gellert Grindelwald en la más reciente película de “Animales Fantásticos”. El futuro de Depp también es incierto en la franquicia “Pirates of the Caribbean” (“Piratas del Caribe”), algo que achacó a las acusaciones de Heard. El productor Jerry Bruckheimer ha revelado que hay dos guiones de “Pirates” que están en desarrollo, pero ninguno incluirá al capitán Jack Sparrow de Depp, un papel que le valió una nominación al Oscar. Su última aparición en la franquicia propiedad de Disney fue en “Dead Men Tell No Tales” (“Piratas del Caribe: La venganza de Salazar”) de 2017.

Dior ha usado a Depp desde hace años para promover la fragancia para caballeros, Sauvage. La casa de modas ha estado en silencio sobre las acusaciones de abuso y lo sigue usando en comerciales.

El abogado Brett Ward, quien trabaja en Nueva York y es especialista en temas familiares, dijo que podría tomar años saber si el caso de Depp eventualmente llevará a su regreso como un actor de primera categoría.

”¿Y si no? Creo que cometió un terrible error porque la mayoría de la gente no va a recordar su distinguida carrera en Hollywood. Van a recordar este juicio. Es como O.J. Simpson. La gente lo conoció más por lo que pasó en ese juicio que por su carrera en el fútbol”.

Dezenhall no estuvo de acuerdo. Dijo que el caso que capturó la atención del mundo podría ser pionero para la gente y para las corporaciones que enfrentan amenazas existenciales a su reputación y a sus medios de subsistencia. La vieja lógica de que presentar demandas de difamación era más arriesgado que los beneficios, ya no aplica necesariamente, dijo. Son muy difíciles de ganar porque demostrar la malicia es muy engañoso, según se pensaba tradicionalmente. ¿Por qué reciclar lo negativo cuando la gente podría olvidar?

Ahora, dijo, lo que estaba en juego era demasiado como para evitar esas peleas de difamación en la corte. Dezenhall escribió en la plataforma digital Substack: “Si ya estás cubierto en fango y eso está en internet para siempre, ¿qué es un poco más de lodo si tu vida ya ha sido arruinada?”.