Por fuga de combustible NASA cancela vuelo de regreso a la Luna

145
El cohete lunar de la NASA se ve preparado menos de 24 horas antes de su lanzamiento programado en la plataforma 39B, para la misión Artemis 1, que orbitaría alrededor de la Luna, en el Kennedy Space Center, el domingo 28 de agosto de 2022 en Cabo Cañaveral, Florida. (AP Foto/John Raoux)

La NASA ha decidido cancelar el lanzamiento de la Misión Artemis I, previsto para hoy lunes 29 de Agosto desde el Centro Espacial Kennedy en Florida. Concretamente, a las 12:34 GMT, el director de lanzamiento detuvo el intento de lanzamiento de Artemis I. El cohete SLS y la nave espacial Orion permanecen en una configuración segura y estable. Los controladores de lanzamiento continúan evaluando por qué una prueba de purga para que los motores RS-25 en la parte inferior de la etapa central alcanzaran el rango de temperatura adecuado para el despegue no tuvo éxito y se quedó sin tiempo en la ventana de lanzamiento de dos horas. Los ingenieros continúan recopilando datos adicionales para evaluar el problema y así poder decidir si se programa para el viernes 2 de Septiembre un nuevo intento de lanzamiento.

Artemis I, será la primera prueba integrada de los sistemas de exploración del espacio profundo de la NASA: la nave espacial Orión, el cohete SLS y los sistemas de tierra en el Centro Espacial Kennedy en Cabo Cañaveral, Florida. La primera de una serie de misiones cada vez más complejas, Artemis I será una prueba de vuelo sin tripulación que proporcionará una base para la exploración humana del espacio profundo y demostrará nuestro compromiso y capacidad para extender la existencia humana a la Luna y más allá.

Durante este vuelo, la nave espacial se lanzará en el cohete más poderoso del mundo y volará más lejos de lo que jamás haya volado ninguna nave espacial construida para humanos. Viajará a más de 450.000 kilómetros desde la Tierra, miles de kilómetros más allá de la Luna en el transcurso de una misión de cuatro a seis semanas. Orión permanecerá en el espacio más tiempo que cualquier nave para astronautas sin acoplarse a una estación espacial y regresará a casa más rápido y soportando más temperatura que nunca.

Dejando la Tierra

SLS y Orión despegarán desde el Complejo de Lanzamiento 39B en el puerto espacial modernizado de la NASA en el Centro Espacial Kennedy en Florida. El cohete SLS está diseñado para misiones más allá de la órbita terrestre baja que transportan tripulación o carga a la Luna y más allá, y producirá 8,8 millones de libras de empuje durante el despegue y el ascenso para llevar a la órbita un vehículo que pesa casi seis millones de libras. Propulsado por un par de propulsores de cinco segmentos y cuatro motores RS-25, el cohete alcanzará el período de mayor fuerza atmosférica en noventa segundos. Después de desechar los propulsores, los paneles del módulo de servicio y el sistema de aborto de lanzamiento, los motores de la etapa central se apagarán y la etapa central se separará de la nave espacial.

A medida que la nave orbite alrededor de la Tierra, desplegará sus paneles solares y la etapa de propulsión criogénica provisional (ICPS) le dará a Orión el gran impulso necesario para abandonar la órbita de la Tierra y viajar hacia la Luna. A partir de ahí, Orión se separará del ICPS unas dos horas después del lanzamiento. Luego, el ICPS desplegará una serie de pequeños satélites, conocidos como CubeSats, para realizar varios experimentos y demostraciones de tecnología.

Rumbo a la Luna

A medida que Orión continúa su camino desde la órbita terrestre hacia la Luna, será propulsado por un módulo de servicio proporcionado por la Agencia Espacial Europea, que suministrará el sistema de propulsión principal y la energía de la nave espacial (así como el aire y el agua para los astronautas en futuras misiones). Orión pasará a través de los cinturones de radiación de Van Allen, volará más allá de la constelación de satélites del Sistema de Posicionamiento Global (GPS) y por encima de los satélites de comunicación en órbita terrestre. Para hablar con el control de la misión en Houston, Orión cambiará del sistema de satélites de seguimiento y transmisión de datos de la NASA y se comunicará a través de la Red de Espacio Profundo. Desde aquí, Orión continuará demostrando su diseño único para navegar, comunicarse y operar en un entorno de espacio profundo.

El viaje de ida a la Luna llevará varios días, tiempo durante el cual los ingenieros evaluarán los sistemas de la nave espacial y, según sea necesario, corregirán su trayectoria. Orión volará a uso 100 Km. sobre la superficie de la Luna, y luego usará la fuerza gravitatoria de la Luna para impulsar a Orión a una nueva órbita retrógrada profunda, u opuesta, a unos 70.000 Km. de la Luna.

La nave espacial permanecerá en esa órbita durante aproximadamente seis días para recopilar datos y permitir que los controladores de la misión evalúen el desempeño de la nave espacial. Durante este período, Orión viajará en una dirección retrógrada alrededor de la Luna desde la dirección en que la Luna viaja alrededor de la Tierra.

Regreso y Reingreso

Para su viaje de regreso a la Tierra, Orión realizará otro sobrevuelo cercano que llevará a la nave espacial a unos 96 kilómetros de la superficie de la Luna, la nave espacial utilizará otro encendido del motor sincronizado con precisión del módulo de servicio proporcionado por Europa junto con la gravedad de la Luna para acelerar de vuelta hacia la Tierra. Esta maniobra pondrá a la nave espacial en su trayectoria de regreso a la Tierra para ingresar a la atmósfera de nuestro planeta viajando a 11 kilómetros por segundo, produciendo temperaturas de aproximadamente 5.000 grados Fahrenheit (2.760 grados Celsius), más rápido y más caliente que lo que experimentó Orión durante su viaje de prueba de vuelo en 2014.

Después de aproximadamente tres semanas y una distancia total recorrida superior a 1,3 millones de millas, la misión terminará con una prueba de la capacidad de Orión para regresar a la Tierra de manera segura mientras la nave espacial realiza un aterrizaje de precisión a la vista de la nave de recuperación frente a la costa de Baja California. Después del amerizaje, Orión permanecerá encendido durante un período de tiempo mientras los buzos de la Marina de los EE.UU. y los equipos de operaciones de Exploration Ground Systems de la NASA se acercan en botes pequeños desde el barco de recuperación que los espera. Los buzos inspeccionarán brevemente la nave espacial en busca de peligros y conectarán las líneas de servicio y remolque, y luego los ingenieros remolcarán la cápsula hasta la cubierta de la nave de recuperación para llevar la nave espacial a casa.

Misiones Futuras

Con esta primera misión de exploración, la NASA lidera los próximos pasos de la exploración humana en el espacio profundo, donde los astronautas construirán y comenzarán a probar los sistemas cerca de la Luna necesarios para las misiones en la superficie lunar y la exploración a otros destinos más alejados de la Tierra, incluido Marte. El segundo vuelo llevará a la tripulación en una trayectoria diferente y probará los sistemas críticos de Orión con humanos a bordo. El cohete SLS evolucionará desde una configuración inicial capaz de enviar más de 26 toneladas métricas a la Luna, hasta una configuración final que puede enviar al menos 45 toneladas métricas. Juntos, Orión, SLS y los sistemas de tierra en Kennedy podrán satisfacer las necesidades más desafiantes de las misiones de tripulación y carga en el espacio profundo.

Las futuras misiones de exploración con tripulación a bordo de Orión se ensamblarán y acoplarán con la futura Estación Orbital de enlace lunar Gateway. La NASA y sus socios la utilizarán como una puerta de enlace para operaciones en el espacio profundo, incluidas misiones hacia y en la Luna con una dependencia cada vez menor de la Tierra. Usando la órbita lunar, obtendremos la experiencia necesaria para extender la exploración humana y adentrarnos más que nunca en el sistema solar.

Fuente: NASA