Refugiados huyen de Ucrania junto con sus mascotas

179
Una mujer carga a su perro mientras cruzan el río Irpín por un puente improvisado para huir de la violencia, en Ucrania, el sábado 5 de marzo de 2022. (Foto AP/Vadim Ghirda)

Montones de ropa abandonada y otros artículos personales se encuentran dispersos a lo largo de los corredores para que los civiles puedan irse de Ucrania. Entre más lejos van, más cosas dejan atrás, dijo Ludmila Sokol, una profesora de gimnasia que huía de Zaporizhzhia, en el sur.

Pero sus mascotas se quedan con ellos.

Por todas partes, en medio del éxodo de más de 2,3 millones de personas que huyen de la invasión rusa, se encuentran también mascotas: aves, conejos, hámsteres, gatos y perros.

Una niña ucraniana y su gato esperan en el andén dentro de la estación de tren de Leópolis, el domingo 27 de febrero de 2022, en Ucrania. (Foto AP/Bernat Armangue)

Una mujer y su perro cruzaban un puente improvisado sobre el río Irpín en medio de una evacuación. En una estación de tren en Polonia otra mujer acariciaba a su gato naranja, nariz con nariz.

Una niña envuelta en una manta de aluminio abrazaba a sus dos chihuahuas mientras cruzaba hacia Medyka, Polonia.

Una mujer que llegó a Rumania abrazaba a su perrito mientras estaban sentados en el salón de baile de un hotel convertido en un refugio.

Una niña ucraniana acaricia a su gato dentro de su abrigo en la estación de trenes de Leópolis, el lunes 28 de febrero de 2022, en Ucrania. (Foto AP/Bernat Armangue)

Antes de la invasión, Victoria Trofimenko, de 42 años, planeaba quedarse en Kiev, pero cuando comenzaron a caer los misiles, pensó en su deber de proteger a su hija de 18 años, a su madre de 69, a su perro Akira y a su gato Galileo.

Un cachorro asoma la cabeza desde un transportador de mascotas después de que su dueño huyó del conflicto desde la vecina Ucrania, en la frontera rumano-ucraniana, en Siret, Rumania, el domingo 27 de febrero de 2022. (Foto AP/Andreea Alexandru)

Se fueron a Hungría. Trofimenko se dice agradecida de tener a Akira a su lado para protegerla.

“No puedo dejar perros o gatos. Tengo que asumir la responsabilidad”, dijo.

Julia Lazarets juega con su gato Gabriel después de huir de Ucrania y llegar a la estación de tren en Przemysl, Polonia, el martes 8 de marzo de 2022. (Foto AP/Daniel Cole)