Rusia apunta sus misiles hacia los almacenes agrícolas

390
Archivo - Una trabajadora barre grano luego de ser descargado por camiones en un elevador, en Melitopol, en el sur de Ucrania, el 14 de julio de 2022. (AP Foto, Archivo)

Horas más tarde, siete misiles rusos dañaron lo que las autoridades describieron como una “importante infraestructura” al suroeste de la ciudad portuaria de Odesa, en lo que parecía ser parte de la campaña del Kremlin para limitar las exportaciones ucranianas de comida desde la región. Las autoridades no ofrecieron más detalles sobre lo ocurrido de inmediato.

Durante la noche, dos misiles alcanzaron un almacén y provocaron un incendio y, mientras los operarios trataban de sofocar las llamas, impactó otro proyectil que destruyó equipos agrícolas y de extinción, explicó el gobernador de la región meridional de Odesa, Oleh Kiper.

El ataque causó dos heridos y destruyó 100 toneladas métricas de guisantes y 20 toneladas métricas de cebada, según Kiper.

Fue un ataque a pequeña escala en comparación con los de los últimos días que pusieron a Odesa en el punto de mira ruso luego de que Moscú se retiró de un acuerdo firmado durante la guerra que permitía la exportación de grano ucraniano a través del puerto clave del Mar Negro.

Rusia alcanzó infraestructura crucial para esas exportaciones tras prometer que tomaría represalias por un ataque que dañó un puente clave entre Crimea, la península anexionada ilegalmente por el Kremlin, y Rusia.

Aunque el ataque del viernes fue más suave, el reciente recrudecimiento de las acciones rusas tiene a la población de Odesa en alerta.

“El enemigo sigue sembrando el terror, y eso está relacionado indudablemente con el acuerdo sobre el grano”, dijo Natalia Humeniuk, vocera del Comando Operativo Sur del ejército ucraniano.

Tanto Moscú como Kiev han anunciado que considerarán a los barcos que se dirijan a puertos del otro en el Mar Negro como potenciales objetivos militares.

De acuerdo con el Instituto para el Estudio de la Guerra, un centro de estudios con sede en Washington, los recientes ataques en el sur de Ucrania forman parte de una estrategia más amplia.

“La intensificación de los ataques del ejército ruso contra la infraestructura portuaria y de grano ucraniana y las amenazas de una escalada marítima forman parte probablemente de un esfuerzo del Kremlin para aprovechar la salida rusa de la Iniciativa de Granos del Mar Negro y obtener amplias concesiones de Occidente”, indicó en un reporte el jueves en la noche.

El Ministerio de Defensa ruso, por su parte, dijo que su Armada realizó maniobras que simulaba una acción para aislar una sección del Mar Negro.

En los ejercicios, un barco disparó misiles de crucero antibuque contra un objetivo simulado en la zona noroccidental del Mar Negro.

Por otra parte, el presidente de Ucrania, Volodymyr Zelenskyy, anunció la renuncia del ministro de Cultura, sugiriendo que el departamento incurrió en gastos innecesarios en tiempos de guerra.

“Los adoquines, la decoración de las ciudades y las fuentes pueden esperar hasta después de la victoria”, afirmó.

La medida se produce tras una serie de escándalos recientes relacionados con el gasto de las autoridades locales en todo el país, como la reparación de una calle adoquinada en el centro de Kiev o la renovación de una fuente en una ciudad del oeste.

Zelenskyy despidió además al embajador ucraniano ante Gran Bretaña, Vadym Prystaiko, quien también fungía como embajador ante la Organización Marítima Internacional.