Rusia lanza 30 misiles de crucero contra objetivos en Ucrania

604
Misiles balísticos RS-24 Yars avanzan hacia la Plaza Roja de Moscú para el desfile del Día de la Victoria en Moscú, Rusia, el martes 9 de mayo de 2023, por el 78vo aniversario del final de la II Guerra Mundial. (AP Foto/Alexander Zemlianichenko)

KIEV, Ucrania (AP) — Rusia disparó 30 misiles de crucero sobre distintas zonas de Ucrania a primera hora del jueves en la última prueba nocturna para las defensas antiaéreas del país, que derribaron 29 de ellos, según funcionarios.

Una persona falleció y otras dos resultaron heridas a causa de un misil ruso que logró alcanzar un edificio industrial en la provincia de Odesa, en el sur del país, indicó Serhiy Bratchuk, vocero de la administración regional provincial.

Ante el reciente recrudecimiento de los ataques aéreos rusos, China dijo que su enviado especial se reunió con el presidente de Ucrania, Volodymyr Zelenskyy, durante el encuentro que mantuvo con el jefe de la diplomacia ucraniana en Kiev a principios de semana.

Hasta el momento, la propuesta de paz de Beijing no ha provocado avances aparentes en la guerra, y el vocero del Ministerio de Exteriores chino, Wang Wenbin, indicó el jueves que ambos bandos deben “acumular confianza mutua” para que haya progresos.

Durante las conversaciones, los funcionarios ucranianos trataron de recavar el respaldo chino para su propio plan de paz, según la oficina presidencial. La propuesta de Zelenskyy incluye la restauración de la integridad territorial del país, la retirada de las fuerzas rusas y hacer que el presidente ruso, Vladímir Putin, responda ante los tribunales por la invasión de febrero de 2022.

Por su parte, las autoridades de la anexionada península de Crimea nombradas por el Kremlin reportaron el descarrilamiento de ocho vagones debido a una explosión el jueves, lo que renovó las sospechas sobre un posible sabotaje ucraniano tras las líneas rusas. Los medios estatales rusos reportaron que el convoy transportaba grano.

Citando una fuente de los servicios de emergencias, la agencia noticiosa estatal RIA Novosti publicó que el incidente ocurrió no muy lejos de la ciudad de Simferopol. La autoridad ferroviaria regional dijo que el incidente estuvo causado “por la interferencia de personas no autorizadas” y que no hubo víctimas.

Las autoridades ucranianas se negaron a comentar posibles actos de sabotaje. El portavoz de la inteligencia militar ucraniana, Andriy Yusov, destacó en la televisora estatal que las líneas de tren rusas “también se utilizan para transportar armas, munición y vehículos blindados”.

Durante la noche, en Kiev se escucharon fuertes explosiones en el noveno ataque aéreo ruso que alcanzó la capital este mes, una clara escalada tras semanas de calma y antes de la esperada contraofensiva de las tropas ucranianas con las nuevas armas avanzadas proporcionadas por Occidente.

Los restos de los proyectiles cayeron sobre dos distritos de la capital y provocaron un incendio un garaje. No se reportaron víctimas de inmediato, dijo Serhiy Popko, máximo responsable de la administración militar de Kiev en una publicación en Telegram.

Ucrania derribó también dos dos drones explosivos rusos y otros dos de reconocimiento, señalaron las autoridades.

Los misiles se dispararon desde bases navales, aéreas y de tierra rusas, escribió el jefe del Estado Mayor ucraniano, el general Valerii Zaluzhnyi, en Telegram. Varias oleadas de proyectiles se dirigieron contra distintas zonas de Ucrania entre las 21:00 horas del miércoles y las 05:30 del jueves, agregó.

Las fuerzas rusas emplearon bombarderos estratégicos en la región del Caspio y aparentemente dispararon misiles del tipo X-101 y x-55, desarrollados durante la época soviética, según las autoridades de Kiev. Moscú desplegó más tarde aviones de reconocimiento sobre la capital ucraniana.

El martes, en el último gran ataque sobre Kiev, las defensas antiaéreas ucranianas, mejoradas por los sofisticados sistemas occidentales, derribaron todos los proyectiles entrantes, afirmaron funcionarios.

Esa ofensiva incluyó misiles hipersónicos, que habían sido elogiados repetidamente por el presidente ruso, Vladímir Putin, por ofrecer una ventaja competitiva estratégica clave y estar entre las armas más avanzadas del arsenal del Kremlin. Estos proyectiles son difíciles de detectar e interceptar por su velocidad hipersónica y su maniobrabilidad.

Pero los sofisticados sistemas antiaéreos occidentales, incluyendo los misiles Patriot de fabricación estadounidense, han ayudado a evitar en Kiev el tipo de destrucción registrado en la principal línea del frente en el este y el sur del país.

Aunque la mayoría de los combates terrestres están estancados en esas zonas, ambos bandos atacan territorio enemigo con armas de largo alcance.

Los enfrentamientos más intensos están en la batalla por la ciudad de Bájmut y sus alrededores, en la provincia oriental de Donetsk, donde según un oficial del ejército ucraniano, las tropas avanzaron hasta 1,7 kilómetros (más de una milla).

Al mismo tiempo, Yevgeny Prigozhin, el millonario propietario del contratista militar ruso Grupo Wagner, cuyas tropas han encabezado esa batalla, afirmó que unidades del ejército ruso se habían retirado de sus posiciones en el norte de la ciudad. Prigozhin suele criticar al ejército de Moscú.

Al menos siete civiles ucranianos perdieron la vida, incluyendo un niño de 5 años, y otras 18 personas resultaron heridas en las últimas 24 horas, según la oficina presidencial de Kiev.

Además, dos personas resultaron heridas en un ataque con un dron en la región de Kursk, en la frontera sur de Rusia con Ucrania, indicó el gobernador el jueves.

En una publicación en Telegram, Roman Starovoit afirmó que las fuerzas ucranianas lanzaron un dispositivo explosivo desde un avión no tripulado sobre un complejo deportivo y de ocio.